Alemania es el rey del futbol | SapiensBox

Domingo 13 de abril de 2014. Alemania vence 1-0 a Argentina en la final de Brasil 2014 en tiempos extra.

Phillip Lahm, capitán alemán, levanta la Copa del Mundo en el estadio Maracaná. Todo el planeta aplaude el cuarto título alemán.

Lo que pocos saben es que este campeonato solo fue posible por un fracaso 16 años antes.

En el Mundial de Francia 98, Alemania llevó una plantilla repleta de jugadores experimentados -por no decirle viejos- que habían sido campeones en Italia 90. Jürgen Klinsmann, con 34 años, y Lothar Matthaüs, con 37 años, eran los líderes de aquel equipo.

La selección alemana pasó la fase de grupos caminando y en octavos eliminaron con algunos problemas a México, que exhibió sus debilidades.

El 4 de julio de 1998, Alemania enfrentó a Croacia en cuartos de final. Este partido cambiaría el rumbo del futbol alemán. Los balcánicos se consolidaron como la revelación del torneo al eliminar a los alemanes por un contundente 3-0.

El resultado provocó que se prendieran las alarmas en los directivos del futbol alemán.

Alemania necesitaba un cambio profundo en la estructura para dejar atrás un fracaso que era responsabilidad de todos los alemanes. Desde la afición hasta los dirigentes de la liga y selección.

Además, los teutones se estaban preparando para ser anfitriones del Mundial del 2006. No podían permitirse otro fracaso de ese tamaño y menos frente a su gente.

Dietrich Wiese, uno de los entrenadores más exitosos en las categorías juveniles de Alemania, llevaba tiempo trabajando en un plan de desarrollo de talentos para la Federación Alemana de Futbol.


Dietrich Wiese, el 6to de izquierda a derecha.

El plan de Wiese era crear 115 centros regionales de entrenamiento por todo el país para que ningún jugador juvenil estuviera a más de 25 km de distancia de una red de detección.

Esta propuesta ya la había presentado Wiese años antes del Mundial del ’98, pero los directivos alemanes la rechazaron por la fuerte inversión económica que requería.

El resultado ante Croacia fue la llave para que se liberara el presupuesto para contratar a cientos de entrenadores. Incluso una parte de esa inversión estuvo destinada para cubrir gastos como la gasolina de los papás de los jóvenes talentos para que nadie se quedara fuera.

El siguiente paso era involucrar a los clubes de la liga alemana y un nuevo fracaso de la selección aceleró este proceso.

En la Euro 2000 de Bélgica y Holanda, Alemania quedó eliminada en la fase de grupos, firmando su peor actuación en el torneo europeo. Apenas anotó un gol en 3 partidos, en los que empató ante Rumania y perdió contra Inglaterra y Portugal.

Afortunadamente, los clubes de la Bundesliga habían aceptado la creación de academias juveniles como requisito para formar parte de la liga, incluidos los equipos de 2da división.

En 2003, nació la Bundesliga Sub-19, que estaba dividida en 3 regiones para que los jugadores juveniles comenzaran a competir a un nivel de élite.

Este proceso tuvo sus primeros resultados en el mundial Alemania 2006. La selección quedó en 3er lugar con un equipo que tenía como base a jóvenes talentos como Phillip Lahm, Bastian Schweinsteiger y Lukas Podolski, quien fue la revelación del torneo.

El campeonato de Brasil 2014 terminó por demostrar que este proceso era efectivo.

Alemania no solamente se consolidó como mejor selección del mundo, sino que también demostró que contaba con variantes para suplir la baja de jugadores importantes por lesión como las de Ilkay Gundogan y Marco Reus.

Por eso mismo, Alemania pudo ganar la Copa Confederaciones de 2017 con un “equipo B”.

Wiese, creador de este proyecto, dijo que el mayor éxito de este proceso fue crear la infraestructura para que todos los juveniles de Alemania pudieran cumplir su sueño de jugar futbol.

“Cuando vi el triunfo del equipo de Löw me sentí orgulloso porque al menos tuve una pequeña parte de responsabilidad. Al menos 10 jugadores de la selección se hubieran perdido sin la red. Toni Kroos, por ejemplo, viene de un lugar muy pequeño en el Este. Nadie lo hubiera ido a buscar de otra manera” —Dietrich Wiese

Para Rusia 2018, Alemania llega como el favorito número uno para ganar la Copa del Mundo y en caso de hacerlo, los teutones lograrían algo que no pasa hace más de 50 años: ganar 2 Mundiales consecutivos.

Bien lo dijo el exjugador inglés Gary Lineker:

“El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, que lo saben jugar los brasileños y que siempre ganan los alemanes”.