Anecdotario mundialista: Parte 2 | SapiensBox

El día que desapareció la copa del mundo, el 1er goleador manco y el 1er autogol de la historia.

Hacemos la 2ª entrega de este anecdotario mundialista en la que hablaremos del robo -literal- de la copa del mundo, de un “Manco Divino” y del 1er gol anotado en propia meta que, desgraciadamente, fue anotado por un mexicano.

Te interesa: Anecdotario mundialista parte 1

El día que un perrito recuperó la copa del mundo

“Inglaterra pierde la Copa Mundial”, decían los periódicos ingleses en 1966, en las vísperas de que iniciara el mundial que ellos mismos habían organizado.

Y es que en Westminster, en el centro de Londres, el trofeo fue expuesto para que la gente pudiera verlo de cerca, pero desapareció.

Cualquiera pensaría que la policía terminó encontrando el trofeo, pero no fue así. Quien halló la copa del mundo fue un perrito llamado Pickles.

“Salió de la casa y se fue derecho a donde estaba el auto de mi vecino. No dejaba de olfatear así que cuando fui a ponerle la correa, me fijé y vi en el piso un paquete muy cuidadosamente empacado”, declaró Corbett, el dueño de Pickles.

Rasgué un pedazo del periódico que lo cubría y vi Brasil… Alemania Occidental… Mi corazón empezó a palpitar más rápido… ¡era la copa del Mundo!

El inglés llevó la Copa del Mundo a la estación de policía y se convirtió en el principal sospechoso, pero dos días más tarde la policía lo interrogó en su casa y no pasó a más, por lo que se convirtió en un testigo de lo que había pasado.

Nunca se supo quién fue el ladrón, pero el club nacional de deportes le dio $1,500 dólares a Pickles y Corbett como recompensa, y cuando Inglaterra ganó ese mundial, ambos fueron invitados a la recepción en Londres.

Pickles está enterrado en el jardín de la casa que Corbett compró con ese premio.

“El Manco Divino”

Héctor Castro sufrió un accidente laboral a los 13 años. Una motosierra le cortó el brazo derecho pocos centímetros debajo del codo. Cualquiera pensaría que su sueño de ser futbolista había terminado en ese momento, pero no fue así.

El uruguayo participó con su selección en el mundial de Uruguay 1930 y se convirtió en el 1er jugador charrúa en anotar un gol en una copa del mundo, y no sólo eso, “El Manco Divino”, como era conocido, también anotó el último gol en la final ante Argentina que terminó 4-2. Castro marcó el 1º y el último gol de la 1ª Copa del Mundo, convirtiéndose de esta manera en una de las leyendas más grandes del futbol uruguayo.

El primer autogol en la historia de los mundiales

Seguramente crees saber todo lo que le ha pasado a México en mundiales…

Te interesa: TEST- Cuánto sabes de México en los mundiales.

…pero pocos saben que México perdió contra Francia el primer partido en la historia de los mundiales, y aún menos personas saben que un mexicano anotó el 1er autogol en la historia de los mundiales.

El defensa mexicano Manuel Rosas tiene el dudoso “honor” de haber conseguido esta marca. Fue el 16 de julio, durante el 2º partido de la selección mexicana en el mundial de Uruguay 1930. México enfrentaba a Chile y en el minuto 51, “El Chaquetas” – sí, así le decían- intentó desviar un balón con la cabeza, pero -desafortunadamente- terminó en la portería de los mexicanos.

Después de ese partido, la selección mexicana firmaría su eliminación del torneo, pero hay algo bueno para el ya fallecido jugador mexicano. “El Chaquetas” también pasó a la historia como el 1er jugador en anotar un penal en el mundial, y lo hizo ante Argentina…

…aunque el combinado tricolor también terminó cayendo por marcador de 6-3.

Después de saber que perdimos el 1er partido del mundial y anotamos el 1er autogol en la historia del torneo, deberíamos considerar seriamente tomarlo como una señal de que el futbol no era para nosotros.

Espera nuestra siguiente entrega del anecdotario mundialista.