Así arrancan los candidatos en las encuestas | SapiensBox

Anaya y Meade por el segundo lugar.

De acuerdo con el agregador de encuestas Oraculus, Andrés Manuel López Obrador tiene 86% de probabilidades de convertirse en el próximo presidente de México. Ricardo Anaya tiene 61% de probabilidades de llegar en segundo lugar, y José Antonio Meade tiene 69% de probabilidades de ser el tercer lugar de la contienda.

Según la misma fuente, López Obrador atrae entre 37% y 44% por ciento de la intención del voto; Ricardo Anaya atrae entre 24% y 30%; mientras que José Antonio Meade tiene entre 20% y 25%.

¿Las preferencias pueden cambiar?

Es obvio que una campaña puede mover las preferencias, a final de cuentas para eso son las campañas, pero también es cierto que aún queda una gran cantidad de indecisos que no han definido su voto o que pueden cambiar de opinión de último momento.

Te interesa: ¿Es AMLO el Hugo Chávez mexicano?

Según la encuesta de El Heraldo de México/Suasor Consultores, el porcentaje de indecisos aún es de 15%. Además, uno de cada 4 personas afirma que podría cambiar su voto por lo que vaya pasando en las campañas.

Dando por válidos los números anteriores, los candidatos se disputarán en la campaña ese 15% de electores indecisos, que representan una proporción del electorado igual al de la ventaja con que mantiene Andrés Manuel López Obrador sobre el segundo lugar.

Te interesa: ¿Quién va a votar por el PRI?

¿Voto útil?

Teniendo en cuenta los resultados en las dos últimas elecciones presidenciales en México, existe un consenso informal sobre la pertinencia de una segunda vuelta electoral, es decir, en las últimas semanas previas a la elección, el tercer lugar en las preferencias termina desfondándose y cediendo votos hacia el segundo y primer lugar respectivamente.

En ese sentido, resulta interesante revisar, ¿cuál es la segunda mejor opción de los votantes?

De acuerdo con la encuesta de Mendoza Blanco y Asociados, tanto los potenciales votantes de AMLO como de Meade, tienen como segunda opción a Ricardo Anaya. A su vez, López Obrador resulta ser la segunda opción para los electores de Ricardo Anaya, mientras que José Antonio Meade no resulta ser la segunda opción para ninguno de los anteriores.

Con estas mediciones, y de seguir así las tendencias, Ricardo Anaya parece atraer más votantes de José Antonio Meade que el propio López Obrador. Si embargo, suponiendo que Ricardo Anaya le robe a José Antonio Meade entre 3 y 5 puntos de su electorado y que además convenza a todos los indecisos de votar por él, apenas estaría en una posición de empate técnico con el tabasqueño, ya que el propio López Obrador también registra un ligero, pero sostenido crecimiento en las encuestas.

Te interesa: El día que Anaya ‘pensó’ que tenía que ser Presidente…

A estos factores debe agregarse la candidatura de Margarita Zavala, que actualmente cuenta con una intención de voto de entre 5% y 10%, y que su previsible crecimiento restará votos a la candidatura de Ricardo Anaya.

En conclusión:

  • Si López Obrador quiere consolidar su triunfo debe: a) quitarle votos a Meade; b) convencer a unos cuantos indecisos y c) no cometer errores graves durante la campaña.
  • Si Ricardo Anaya quiere ganar debe: a) atraer el mayor número de votos útiles que hoy prefieren a Meade; b) convencer a los indecisos y c) hacer que Margarita Zavala decline a su favor.
  • Si José Antonio Meade quiere ganar debe SIMPLEMENTE no competir bajo las siglas del PRI.

Te interesa: TEST ¿Eres conservador o progre?