Batgirl vs Buffy: heroínas empoderadas | SapiensBox

Joss Whedon fue confirmado como el director de la nueva película de Batgirl de Warner Brothers y DC Comics. ¿Es la elección adecuada?

Joss Whedon, director de las dos últimas películas del universo de The Avengers para Marvel Comics y Disney (“The Avengers” y “The Avengers: Age of Ultron”), fue confirmado hace algunos meses como el director de la nueva película de Batgirl de Warner Brothers y DC Comics.

La noticia fue motivo de celebración para muchos, aunque también lo fue de preocupación para otros, pues no causaba buena pinta que luego del éxito rotundo de Patty Jenkins a cargo de Wonder Woman, no se apostara de nueva cuenta por una mujer para escribir y dirigir Batgirl. Pero estas preocupaciones son infundadas, pues , y para muestra un botón, o mejor dicho, una estaca.

En los años 90, Joss Whedon creó la serie “Buffy The Vampire Slayer”, luego de un descalabro con una película homónima que él mismo dirigiera. Aprendió de sus errores y dio con una fórmula narrativa sencilla, pero muy poco explotada en televisión. La receta consistía en darle la vuelta al cliché de las películas de terror, en las que los personajes femeninos eran simplemente víctimas del asesino o del monstruo, y dotó a Buffy Summers del poder necesario para hacerle frente al mal. De esta manera, supo darle vida a una de las series de culto más populares de las que se tenga memoria.

«Lo que consiguió fue construir un personaje femenino y heróico complejo, con debilidades y vulnerabilidades, pero lleno de fortalezas.»

Whedon tuvo el tino de recrear en Buffy a una Ellen Ripley o a una Sarah Connor, pero ubicada en un ambiente atractivo para el público adolescente. En realidad, lo que consiguió fue construir un personaje femenino y heróico complejo, con debilidades y vulnerabilidades, pero lleno de fortalezas. Ubicar al personaje en un ambiente escolar y en interacción con una pléyade de seres fantáticos le permitió explorar toda clase de metáforas para dar cuenta de la angustia existencial que experimentan todos los adolescentes, el miedo concomitante con el deseo de ser adulto y la búsqueda de la propia identidad.

Más allá de los malos efectos especiales, de las amenazas de carácter demoníaco, o los temas sociales que también tocaba con sus tramas (desde la política y la homosexualidad hasta la religión); Joss Whedon se aseguró de darle a Buffy Summers un tipo de poder que sigue siendo de los más relavantes para las mujeres en la vida real: el poder de caminar por cualquier calle, sin importar cuán oscura y solitaria, vestida conforme a su personalidad, sin temor alguno.

Actualmente el cómic de la chica murciélago no es muy distinto de lo que fuera Buffy pues, al igual que aquella serie que rompió varios moldes en su tiempo (por ejemplo, fue de las primeras en darnos un capítulo completamente musical, antes de Glee o de American Horror Story), Batgirl se ha atrevido a abordar temas –como la transexualidad- que muy pocas editoriales quieren tratar (en especial aquellas consideradas populares), y es por esa misma razón, por su capacidad para moldear un personaje femenino poderoso y relevante, sabiendo a su vez respetar los elementos clásicos que la han caracterizado a lo largo de los últimos 50 años, que Joss Whedon parece digno del beneficio de la duda.
.


Enrique Montero es escritor y servidor público. Cuenta con un diplomado en Literatura y Creación Literaria otorgado por la Casa Lamm. Es un fanático de los cómics, la televisión, el cine, el rock y la animación japonesa.