Cassini, un viajero del siglo pasado. | SapiensBox

Desde su lanzamiento –el 15 de octubre de 1997– tenía por delante un programa de 11 años de duración que se extendió un poco más...

La misión espacial Cassini-Huygens fue concebida como un proyecto tripartita, encabezado por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de los EE.UU. (NASA) y apoyado por las agencias Espaciales Europea e Italiana.

Desde su lanzamiento –el 15 de octubre de 1997– tenía por delante un programa de 11 años de duración, de los cuales tan sólo 7 se requirieron para que llegara a Saturno y los 4 restantes serían dedicados a explorar los alrededores de aquel gigante junto con sus lunas y sus característicos anillos en dos formas diferentes: con el orbitador Cassini y con la sonda Huygens, esta última se concentraría en el estudio y envío de imágenes de Titán y su superficie.

Tal como se había programado, en diciembre de 2004, el tándem Cassini-Huygens se separó, dejando la sonda Huygens libre para iniciar su recorrido a Titán, el satélite más grande de Saturno, al que arribó el 14 de enero de 2005, tras haber desplegado exitosamente su paracaídas. Obtuvo sorprendentes imágenes de su superficie, tomadas durante el descenso.

Por su parte, ya sin acompañante, el orbitador Cassini nos hizo testigos de importantes acontecimientos, entre los que destacan las eyecciones de material congelado de Enceladus, una de las lunas del gigante gaseoso, que han echado a volar las mentes de los científicos entorno a la existencia de condiciones adecuadas para la vida, al menos de las formas más simples, como organismos unicelulares.

En junio de 2008, la misión del orbitador concluyó su primera etapa, y dadas sus óptimas condiciones y que aún contaba con combustible suficiente, la NASA decidió dar paso a la primera de dos extensiones, denominada Cassini Equinoccio, que se prolongó hasta septiembre de 2010. Durante esa primera extensión, el orbitador envió cantidades importantes de información e imágenes, lo que permitió, entre otros hitos, identificar la sombra de estructuras verticales en los anillos de Saturno, que se elevan por sobre su perfil, originalmente imaginado como plano.

La segunda extensión de la misión (Cassini Solsticio) tuvo una duración de 7 años, durante los cuales el orbitador presenció en su totalidad el paso de las estaciones en Saturno. En esta etapa, la sonda envió también imágenes de una inmensa tormenta que se formó en la superficie de aquel planeta, rodeándolo en su recorrido.

Esta estadía prolongada de Cassini sobre Saturno permitió a los investigadores presenciar cómo el paso de las estaciones y la incidencia de los rayos solares sobre la atmósfera externa del planeta generaban diferentes interacciones entre sus compuestos.

Estas fluctuaciones estacionales también pudieron ser observadas en Titán, donde se detectaron cambios en la actividad de sus nubes de metano, cuyas formaciones se desplazaban de los polos al ecuador y viceversa, de forma lenta pero contundente, revelando inesperados patrones de lluvia y vientos en la superficie del satélite.

La última etapa de la misión que empezó el pasado 26 de abril culminó con la destrucción del artefacto al impactar contra la atmósfera saturnina el 15 de septiembre de 2017.

Por otra parte, las observaciones de Cassini a Enceladus, durante la segunda extensión, hicieron posible determinar algunas variaciones en el océano que yace bajo la superficie de aquella enigmática luna, debido a las filtraciones que forman impresionantes chorros y columnas de material líquido que alcanzan alturas kilométricas.

Ahora, después de casi 20 años (9 más de lo originalmente programado), la misión se acerca a lo que la NASA ha dado a conocer como “Gran Final”, una última etapa de la misión que empezó el pasado 26 de abril y que culminará con la destrucción del artefacto al impactar contra la atmósfera saturnina este 15 de septiembre.

Veintidós semanas en las que Cassini hará igual número de órbitas (cada órbita dura 6 días y medio) en velocidades que rondan los asombrosos 123,000 kilómetros por hora, al final de las cuales tomará muestras directamente de la atmósfera superior de Saturno, antes de perderse para siempre en su interior. y contamine su ambiente; principalmente se busca preservar a Enceladus, con miras a futuras misiones que exploren su superficie y se internen en su su océano.

Ante estos impresionantes acontecimientos, es importante no perder de vista que, si bien, la misión hasta el momento ha sido un cúmulo de éxitos, no es menos cierto que la tecnología a bordo del orbitador data de finales de la última década del siglo pasado, lo que implica ciertas limitaciones en la resolución de sus dos cámaras principales, un gran angular y otra de campo estrecho, que según la propia NASA es de aproximadamente 1 megapixel. Esto no ha sido obstáculo para que la misión nos siga obsequiando las tomas más cercanas e impresionantes del carismático Saturno hasta ahora conseguidas por la humanidad, además de un centenar de instantáneas de sus anillos de hielo, de sus múltiples lunas y su hipnótico hexágono polar.

De esta forma, , algunas de las cuales ya se encuentran en camino a sus destinos y otras más están en la etapa de planeación, como es el caso del Explorador de las Lunas de Hielo de Júpiter (JUICE por sus siglas en inglés), que será lanzado por la Agencia Espacial Europea en 2022 y que se espera llegue a la órbita de Júpiter en el 2030.

Esta es la última foto que tomó Cassini antes de desintegrarse en la atmósfera de Saturno:


Marcos Alejandre. Habitante fanático de la bella y caótica Ciudad de México. Licenciado en Derecho con especialización en materia ambiental y experiencia en derecho energético y de la movilidad. Entre mis intereses están las ciencias naturales, la tecnología, el cine y los viajes, con un especial gusto por los temas del espacio.


Fuentes:
https://www.nasa.gov/mission_pages/cassini/main/index.html
https://www.nasa.gov/image-feature/oct-15-1997-launch-of-cassini-to-saturn
https://saturn.jpl.nasa.gov/news/3065/cassini-looks-on-as-solstice-arrives-at-saturn/
http://sci.esa.int/juice/