Nuestras predicciones rumbo al Óscar | SapiensBox

Estas son las acusaciones de corrupción en la intercampaña.

El periodo de intercampaña no ha resultado ser una pausa para los equipos de campaña de los candidatos presidenciales, pues como si se tratara del famoso programa de televisión británico, The Weakest Link (el rival más débil) -popularizado en México por Azteca-, los presidenciables se han enfocado a responder las acusaciones de corrupción en contra suya y de sus colaboradores, antes de que inicien oficialmente las campañas.

Veamos…

Los ataques contra Manlio

Pocas horas después de que José Antonio Meade designara a sus coordinadores regionales para defender el voto priista, entre los que se encontraba nada menos que Manlio Fabio Beltrones, el New York Times, a través de su reportero estrella afincado en México, Azam Ahmed, publicó un reportaje en el que revivió el escándalo de corrupción en el que se vio envuelto el sonorense, en diciembre del año pasado, por la triangulación de fondos para financiar campañas electorales.

Te podría interesar: La Vieja Guardia se une a Meade

La intención era clara: descalificar a Manlio como operador de José Antonio Meade, justo cuando su incorporación a la campaña priista encendió las alarmas entre los otros equipos de campañas, por la preocupación de perder el noreste frente al experimentado sonorense.

Los desvíos de Sedesol

En un informe reciente de la Auditoria Superior de la Federación se reveló un desvío por más de 2 mil 435 millones de pesos, entre 2014 y 2015, en la Secretaría de Desarrollo Social. El periodo coincide con la administración de Rosario Robles Berlanga al frente de dicha secretaría, en el que se reportó la triangulación de recursos millonarios de esa dependencia a través de por lo menos 13 universidades públicas, lo que se conoce como “la estafa maestra”.

Rápidamente, José Antonio Meade salió a aclarar que a él no le toca deslindarse de las acusaciones que pesan en contra de Rosario Robles y hasta manifestó que durante su gestión como encargado de la política social de país se realizaron investigaciones que llevaron a la separación de su cargo de 460 servidores públicos.

Entonces: los rivales más débiles y que podrían arruinarle la campaña a Meade son Manlio Beltrones y la ex perredista Rosario Robles.

La triangulación de Anaya

En el otro frente de batalla, la investigación de la PGR sobre la triangulación de fondos para la compra de una nave industrial con el fin de favorecer a la familia política del candidato del PAN/PRD/MC, siguen poniendo en jaque su campaña presidencial. Al punto que recientemente salió a relucir un video en el que se muestra a Ricardo Anaya en el bailongo de la boda de Manuel Berreiro, principal implicado por la triangulación de fondos a empresas de México y el extranjero.

La historia de la boda no tendría ningún interés si Ricardo Anaya no hubiera manifestado hace apenas unos días conocer únicamente de vista a señor Berreiro.

Esto fue rápidamente capitalizado por la campaña de José Antonio Meade en la cual su vocero, Javier Lozano, reviró al candidato del Frente que “ir a la boda no es malo, lo que no tiene madre es negar amistades y complicidades”, en referencia a la amistad cada vez más nítida entre Ricardo Anaya y el principal imputado de la PGR por el caso de la nave industrial.

El rival más débil para defenestrar al joven maravilla es una amistad incubada por largos años con el queretano.

Las transas de Poncho Romo

En un nuevo frente de batalla, The Wall Street Journal publicó un artículo firmado por la influyente editora Mary Anastasia O’ Grady en la que denuncia al asesor empresarial estrella de Andrés Manuel López Obrador, Alfonso Romo, por presuntamente haber engañado a sus socios y accionistas y haberse conducido sin ética en una multimillonaria operación financiera que inició en el año 2002 que habría incluido simulaciones y autoventas.

La colaboradora del Wall Street pone en entredicho el discurso de verdadera ética que enarbola Alfonso Romo al interior del sector empresarial.

Pero tan pronto como fueron formuladas las acusaciones contra Romo, Andrés Manuel salió a la defensa de su alfil, acusando a Televisa de orquestar una campaña mediática en su contra.

En esta historia, el rival más débil para dañar a López Obrador es nada menos que el hombre más cercano al líder en las encuestas.

Con los destapes que se agreguen durante la campaña, ¿quién crees que termine siendo el candidato más débil?