Donald Trump y su política migratoria | SapiensBox

El gobierno norteamericano aún tiene bajo custodia a 11,351 menores inmigrantes en un centenar de centros a lo largo de todo el territorio norteamericano.

A los pocos días de que Donald Trump llegara al poder, La Casa Blanca endureció las medidas para controlar la migración indocumentada bajo el marco de seguridad nacional. Entonces comenzaron a ocurrir las detenciones arbitrarias de personas por el color de su piel y su origen étnico, cientos de personas fueron detenidas en las calles o en sus centros de trabajo, separados de sus hijos y deportados a sus países de origen.

Tolerancia cero

En marzo de 2017, Trump suspendió temporalmente -por 120 días- el programa de refugiados musulmanes, esto para reforzar sus procedimientos de seguridad nacional. La orden ejecutiva frenaba el ingreso a Estados Unidos de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana: Sudán, Siria, Irán, Libia y Yemen.

En abril de 2017, el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, manifestó que su oficina está considerando seriamente la propuesta de separar a madres e hijos que crucen la frontera de manera ilegal desde México.

Reiteró que el objetivo de esta medida es “propagar el temor” y así reducir la taza de migración, que además calificó “una travesía peligrosa” hasta EE.UU.

Según Reuters, alrededor de 54 mil niños junto con sus padres fueron detenidos entre el 1 de octubre de 2016 y el 31 de enero de 2017.

La crisis de los menores no acompañados

En septiembre de 2017, el gobierno de Donald Trump implementó una nueva política migratoria que aceleró la deportación de decenas de miles de adolescentes que llegaron solos por la frontera sur. El plan contempló la deportación expedita de más de 150,000 menores que llegaron solos a la frontera con EE.UU., tras escapar a la violencia y la pobreza en El Salvador, Honduras y Guatemala.

No obstante, lo anterior, las detenciones de inmigrantes indocumentados en la frontera sur no cesaban. En abril de 2018, la Patrulla Fronteriza realizó 4,302 detenciones de niños que cruzaron sin sus familias. Para mayo, la cifra alcanzó los 6,406.

La escalada es exponencial cuando se compara con mayo de 2017. En el caso de las familias que trataron de cruzar la frontera el número se cuadruplicó (aumentó 435%); el de los niños se triplicó (329%).

Familias separadas

El 18 de junio de este año, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos publicó un video donde muestra el interior de un centro de detención para migrantes en McAllen, Texas, que desató la polémica por separar a los menores de sus padres cuando estos son detenidos intentando cruzar ilegalmente la frontera.

La separación de niños de sus padres desató una serie de críticas de la clase política norteamericana, tanto demócratas como republicanos, además del rechazo frontal de la Organización de Naciones Unidas, de varios países como Reino Unido y hasta del Papa Francisco.

Por su parte, el jefe de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Zeid Ra’ad al Hussein, condenó la política de separar a los niños migrantes de sus familias al afectar a casi 2 mil menores en las últimas seis semanas.

Retiro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Este martes, el gobierno de EE.UU. anunció que abandona el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, a la calificó como una organización hipócrita y egoísta que se burla de los derechos humanos. Además, criticó la postura del Consejo contra Israel, a quien calificó como un “chivo expiatorio” para distraer la atención sobre los que abusan de ellos.

Para los críticos de la administración de Donald Trump, la política de tolerancia cero del gobierno ha provocado que inmigrantes sin documentos sean puestos en custodia criminal federal y que sus hijos sean considerados menores foráneos no acompañados, con lo cual son alejados de sus padres.

El 20 de julio de 2018, ante la ola de críticas, dentro y fuera de Estados Unidos, Donald Trump firmó una orden ejecutiva para evitar que las familias de migrantes sean separadas en la frontera con México, aunque aclaró que continuará con su política de “cero tolerancia”. De acuerdo con los últimos datos, el gobierno tiene bajo custodia a 11,351 menores inmigrantes en un centenar de centros a lo largo de todo el territorio norteamericano.

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, visita un albergue para migrantes en McAllen, Texas, centro que aloja niños migrantes separados de sus padres después de que ingresaron al país sin autorización.