Economía en crisis | SapiensBox

La economía a punto de entrar en recesión

Un sólo día le bastó al exsecretario de Hacienda, José Antonio Meade, hoy convertido en el virtual candidato del PRI a la presidencia, para que se le cayera el teatrito.

El Wall Street Journal (WSJ) indicó que México podría entrar en recesión en cualquier momento o que incluso ya podría estar en una.

Una economía en recesión se distingue por la disminución importante de la actividad productiva de un país, calculada a través de la caída del Producto Interno Bruto (PIB) durante un periodo suficientemente prolongado.

De acuerdo con el WSJ, hay varios factores en México que nos hablan de una recesión en puerta: altos niveles de inflación (6.3%, la mayor en 16 años), déficits en la balanza de pagos, en la cuenta corriente y una caída en el PIB.

El dato de la inflación no es menor, porque afecta directamente al consumo de las clases medias y bajas: la electricidad aumentó un 24.6%, mientras que el gas aumentó un 4%, además del aumento significativo en los productos alimenticios.

El diario estadounidense recalcó que la zona de recesión a la cual está entrando el país podría manifestarse plenamente en febrero de 2018, cuando los cruces entre una mayor inflación con un lento crecimiento económico den como resultado un retroceso en la actividad productiva del país.

Además, el WSJ menciona que el reciente cambio del gobernador del Banco de México por Alejandro Díaz de León aumenta la incertidumbre en los mercados.

A este factor se suma la incertidumbre en las renegociaciones del TLC que, en caso de fracasar, pueden golpear la confianza de las inversiones en el país.

Hace unas semanas, José Antonio Meade afirmó que el crecimiento de la economía al final de año estaría entre 2 y 2.6%, lo que reflejaría una economía resistente al contexto de volatilidad e incertidumbre internacional. Sin embargo, unas horas después, el exgobernador de Banxico, Agustín Carstens, proyectó un crecimiento de apenas 1.8% al 2.0%.

No parece casual que luego de años de coincidencias, aparezca un optimismo mucho más marcado en la Secretaría de Hacienda, justo cuando su extitular era mencionado con más chances de ser el candidato del PRI, puesto que una economía en recesión no es la mejor plataforma de Meade para una campaña a la presidencia.