Eddie Redmayne no es el mejor actor de su generación | SapiensBox

Dos películas no son suficientes para ganarse ese título.

Hijo de una rica familia británica del sector de las finanzas, Eddie Redmayne no contaba con ninguna tradición artística en su entorno.

Su primer papel teatral fue en Twelfth Night, pasó por el prestigioso colegio Eton y se acabó llevando el Premio Oliver y un Tony por su papel como el pintor Mark Rothko en Red.

En el cine, sin embargo, salvo sus apariciones en Mi semana con Marilyn y Los Miserables, Antes del 2014 Redmaynne había participado en pocos filmes y papeles para el recuerdo. Contando su participación en Animales fantásticos y dónde encontrarlos, tiene poco menos de veinte películas en su filmografía, pero su verdadero éxito se ha fundamentado en dos de ellas: La teoría del todo y La chica danesa.

Para La teoría del todo, Eddie pasó seis meses preparándose para el papel, con un trabajo tanto físico como mental. Se pasó semanas con enfermos de esclerosis lateral amiotrófica para poder estudiar sus movimientos y sus dificultades. También devoró libros con información sobre Hawking y este trabajo le valió un Óscar por el que el propio físico felicitó al actor en un post de Facebook.

Por otro lado, en La chica danesa, el público aplaudió la valiente interpretación de Eddie Redmayne como la primera mujer transexual de la historia, pero eso solamente generó que los más escépticos criticaron que la industria de cine de Hollywood se enfocara la transexualidad desde una perspectiva que no tomaba en cuanta a los actores transexuales.

Si solamente juzgáramos su carrera por los premios que ha ganado, solamente podríamos decir que pasó de hacer lo mejor del cine a lo peor en tan sólo 11 meses. En 2016 Justo un año después de haber ganada del Óscar a mejor actor por La teoría del todo, estuvo nominado a un Razzie como peor actor por El destino de Júpiter y lo peor del caso es que ganó. Después de todo, quizá sean ciertos los rumores sobre su perfecta campaña para arrebatarle el Óscar a Michael Keaton por su actuación en Birdman.

La película de las idolatradas hermanas Wachowski tuvo un total de seis candidaturas en estos deshonrosos premios. Según los organizadores de los Razzie lo que Eddie hizo en El destino de Júpiter no tiene nombre y si lo tiene es tan feo que es como pegarle a Dios en la cara.

Pero para ser justos, la filmografía de Redmayne aún no es suficiente para considerarlo el mejor actor de su generación, sin embargo, es toda una promesa.