El último día del pecado | SapiensBox

El día antes del miércoles de ceniza es la gran celebración de la carne.

El Martes de Carnaval, también conocido como Mardi Gras, en francés, o Fat Tuesday, en inglés, es el día previo al Miércoles de Ceniza, y es celebrado en casi todos los países de tradición cristiana como el día para dar rienda suelta a los placeres.

Cualquiera que haya hecho una dieta sabe que, el día previo a iniciar el nuevo régimen de vida sana, es una obligación darse oportunidad de comer todo lo que a uno le gusta, y cuanto más engordador, mejor.

Del mismo modo, antes de comenzar la Cuaresma –ese periodo de cuarenta días dedicado a la caridad, el ayuno y la oración, que conduce a la Semana Santa– las sociedades mayoritariamente cristianas tienen la costumbre de celebrar el carnaval, es decir, el festival de la carne.

Y sí, cuando decimos carne, nos referimos a la CARNE, con todas sus implicaciones.

La idea central de esas celebraciones siempre ha sido más o menos la misma: que las personas se den el permiso de probar las pulsiones sensuales más desenfrenadas, en un contexto socialmente aceptable, para después retomar la decencia y el buen comportamiento con más ganas.

En algunos casos, como el del famoso Carnaval de Venecia, se han utilizado las máscaras y los disfraces para guardar el anonimato y que los participantes se entreguen con menos inhibición a las celebraciones.

En Nueva Orleans, el Mardi Gras es, sin duda, la máxima celebración de la ciudad, luego de seis días de desfiles y fiestas, tanto privadas como callejeras, en las que se consume alcohol en grandes cantidades y los collares de cuentas de colores se intercambian por besos o por un vistazo de los pechos femeninos, aunque las autoridades han tratado de disminuir esas prácticas en los últimos años, por considerar que dan origen a perturbaciones del orden y posible violencia sexual.

Además de los desfiles, los disfraces y las máscaras, típicos de estas celebraciones, el Carnaval de Veracruz, el más importante de México (y que se precia de ser el más alegre del mundo), se distingue por su despliegue de realeza, pues tiene por personajes principales a miembros de su comunidad que son electos Reina del Carnaval y Rey de la Alegría (antes llamado, “Rey Feo”), que cuentan con una corte de princesas, príncipes, reyes infantiles y personajes tradicionales como “Mamá Rumbas” y “Juan Carnaval”, para encabezar los desfiles y animar los carros alegóricos durante las celebraciones.


Foto: Manuel Carvallo

Pero si de carnavales famosos se trata, el más famoso del mundo es seguramente el Carnaval de Río de Janeiro, en Brasil, que aúna a las festividades compartidas con todos los demás carnavales, el famoso desfile de las escuelas de samba, que con sus movimientos e indumentarias prenden los motores de todos los asistentes, turistas y locales.

Así que aprovecha esta oportunidad y desenfrénate hoy, que ya mañana rectificas el camino.

Y si –por lo que sea– no puedes entregarte de lleno a la celebración del Martes de Carnaval, piensa que, en algunos países menos cálidos, como el Reino Unido o Irlanda, este día se conoce como el Pancake Tuesday y se celebra, simplemente, comiendo esas delicias que en México llamamos hotcakes; y por lo menos date ese gustito.