Especial rumbo al mundial: México, en busca (una vez más) del maldito 5º partido | SapiensBox

Hasta dónde llegará México con las rotaciones de Juan Carlos Osorio

Toca el turno de México, que buscará no quedarse en 8vos de final como en los últimos 6 mundiales.

Formación: 4-3-3
Figura: Javier “Chicharito” Hernández
Jugador a seguir: Hirving “Chucky” Lozano
Director técnico: Juan Carlos Osorio

México se adueñó de la eliminatoria de CONCACAF luciendo muy superior a todos los rivales de la zona.

El “Tri” pasó como 1er lugar de la zona, prácticamente sin despeinarse -lo que debería de ser un mero trámite desde hace muchos años-, pero el equipo de Juan Carlos Osorio dejó muchas dudas cuando enfrentó a equipos de la élite mundial: Contra Chile perdió 7-0 en la Copa América Centenario de 2016 y contra Alemania cayó 4-1 en la Copa Confederaciones de 2017.

Desde que el colombiano llegó al banquillo mexicano -con muchas dudas- utilizó un 4-3-3, pero se dio cuenta de que su defensa era muy frágil, por lo que en los últimos 2 amistosos que jugó México -contra Bélgica y Polonia-, el director técnico se inclinó por una defensa con 3 centrales y 2 carrileros, más 2 mediocampistas de contención para priorizar el orden defensivo.

A pesar de los malos resultados en instancias importantes, el colombiano ha ganado 74% de sus partidos a cargo de la Selección Mexicana.

Sin embargo, esto no ha sido suficiente para convencer a la afición y a los medios mexicanos, ya que su estrategia para manejar al “tricolor” -las famosas rotaciones- es la principal excusa que tienen sus retractores para descalificar su trabajo, que, visto con frialdad, ha sido bueno comparado con otros procesos mundialistas.

Hablando de los jugadores, Javier “Chicharito” Hernández es la máxima figura de México. El delantero mexicano migró al West Ham de Inglaterra en un afán de subir su nivel, pero no ha podido, siquiera, igualar los números que tuvo en Alemania con el Bayer Leverkusen. De hecho, el rendimiento de Javier bajó considerablemente: en 17 partidos sólo ha anotado 4 goles y pasó de ser el fichaje estrella a un sustituto más.

Javier no fue el único “europeo” que se encuentra en esta situación. Miguel Layún y Jesús Corona han sido intermitentes con el Porto, Raúl Jiménez apenas ve minutos con el Benfica, Héctor Moreno intentó lo mismo que “Chicharito” al cambiar de aires, pero la Roma lo tiene borrado de su 11 titular y Carlos Vela prefirió dejar el Viejo Continente por la comodidad de la MLS.

Andrés Guardado, Memo Ochoa y Diego Reyes son algunos que se han mantenido en sus respectivos clubes con buenas actuaciones y varios minutos, pero Hirving “Chucky” Lozano es el jugador que parece tener la onza en sus pies. El ex del Pachuca es la revelación del PSV de Holanda con 11 goles anotados en la primera mitad de la temporada, convirtiéndose en el jugador a seguir de la Selección Mexicana durante Rusia 2018.

De seguir así, el “Chucky” sería el motivo más grande para que la ilusión del equipo mexicano por llegar al 5º partido siga latente, pero antes tendrá que sortear un grupo difícil de superar.

El “Tri” debutará en Rusia 2018 contra Alemania, el actual campeón, después se enfrentará a Corea, el rival menos complicado de los 3; y cerrará contra Suecia, equipo con el que seguramente se peleará el pase en 2º lugar en la última fecha.

Siendo sinceros el 5º partido se ve muy lejano, como cada 4 años, y la afición mexicana debería estar satisfecha si su selección logra pasar la fase de grupos.