Muerte a los ecologistas | SapiensBox

En México, defender el medio ambiente es una causa de muerte.

CASO 1: En enero de 2017 fue asesinado Isidro Baldenegro, defensor del territorio y del bosque de su pueblo rarámuri y ganador en 2005 del Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento para activistas del medio ambiente a nivel mundial.

Durante el año 2017, cada semana fueron asesinadas 4 personas que se dedicaban a defender los derechos humanos ambientales en el mundo. México, es hoy el cuarto país más peligroso para aquellos activistas que se dedican a luchar por la tierra, el agua, el aire, la flora y la fauna en contra de diferentes personas interesadas en implementar proyectos de “desarrollo” e infraestructura que muchas veces atentan contra la naturaleza y ponen en riesgo a comunidades enteras.

Te interesa: Así se violan los derechos humanos en el mundo.

En nuestro país, defender el medio ambiente es una sentencia de muerte. ¿Quién es el verdugo? El Estado. Esto, de acuerdo a cifras del cuarto Informe anual del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), recopilados a partir de notas de prensa, información de diversas ONGs, declaraciones de víctimas y datos que surgen a partir del trabajo del mismo centro en los casos que asesora y representa legalmente.

Las víctimas y los victimarios

Entre julio de 2016 y diciembre de 2017 se registraron 88 ataques hacia activistas ambientales y comunidades entre amenazas, hostigamiento, intimidaciones, criminalización, violencia sexual y homicidio que acabó con la vida de 29 personas defensoras del medio ambiente. ¿La razón? Enfrentar a grandes empresas que roban tierras y dañan la naturaleza, a los gobiernos que las apoyan y denunciar la corrupción que lo permite.

CASO 2: En 2009, Estela Ángeles Mondragón, abogada y activista ambiental sufrió diversas amenazas de muerte y un atentado que incendió su despacho con bombas molotov; ese mismo año su hija sufrió un intento de homicidio y un año después su esposo, también defensor de los derechos humanos, fue asesinado de dos tiros.

Las 88 agresiones registradas por el CEMDA están relacionadas con diversas implementaciones de proyectos o políticas públicas y diferentes actividades: 17 corresponden a minería y despojo de tierras, 15 a obras hidroeléctricas o políticas relacionadas con la administración del agua y 14 a proyectos de infraestructura.

El homicidio fue el tercer tipo de agresión más utilizada, después de las agresiones físicas y la criminalización.

Las agresiones cometidas contra los activistas ambientales en el mismo período corren a cargo de diferentes personas, pero en su mayoría (36%) los ataques registrados provienen de autoridades del gobierno; estatales, municipales y federales, 16% son por personas de la comunidad, 14% por particulares, 10% por personal de empresas y 9% por miembros del crimen organizado.

Homicidios y ecocidios a la sombra de EPN

Entre 2010 y 2012, se registraron 49 ataques a personas defensoras del medio ambiente, de acuerdo a cifras del CEMDA; sin embargo, a partir del siguiente año, con Enrique Peña Nieto a cargo del país, la cifra fue en aumento: de 2013 a 2017, hubo en promedio 85 ataques por año. Lo cual no parece sorprendente considerando que su administración ha sido señalada como una tragedia para el medio ambiente.

Te interesa: La triste popularidad de EPN

Gustavo Alanis, director del CEMDA señala que para EPN el tema ambiental no es prioritario, lo cual se refleja en el recorte presupuestal del 50% que sufrió SEMARNAT durante los últimos dos años. Activistas del Grupo Ecologista del Mayab (Gema) tachan al actual presidente de “atroz, ecocida y entreguista” al recordar tragedias como el ecocidio de Tajamar, Quintana Roo, los problemas causados al campo mexicano por la siembra de productos alterados y la probable extinción de la vaquita marina.

Lo más preocupante es que las cifras del CEMDA no corresponden a datos oficiales (por obvias razones), lo cual hace pensar que el número de agresiones y homicidios contra activistas que el centro registra es sólo una muestra de la realidad tan cruda que viven aquellos que defienden los derechos humanos de todos: la muestra de una cantidad de asesinatos que podría ser muchísimo peor.


Fuentes

1 GLOBALWITNESS (2017). “México debe actuar urgentemente para proteger a las personas defensoras del medio ambiente”. Disponible en: https://www.globalwitness.org/en/blog/m%C3%A9xico-debe-actuar-urgentemente-para-proteger-las-personas-defensoras-del-medio-ambiente/
2 CEMDA (2017). “Informe sobre la situación de las personas defensoras de los derechos humanos ambientales”. Disponible en: http://www.cemda.org.mx/wp-content/uploads/2018/03/DERECHOS-HUMANOS-AMBIENTALES.pdf
3 EL PAÍS (2018). “29 asesinados en año y medio: el riesgo de ser ecologista en México” Disponible en: https://elpais.com/internacional/2018/03/06/mexico/1520351307_500730.html
4 PROCESO (2018). “El Cemda registra 342 ataques contra defensores del medio ambiente en el sexenio de Peña”. Disponible en: http://www.proceso.com.mx/524932/el-cemda-registra-342-ataques-contra-defensores-del-medio-ambiente-en-el-sexenio-de-pena