Fobias a lo cotidiano | SapiensBox

No todas las fobias tienen que ver con insectos, payasos y suegras.

Casi cualquiera sentiría animadversión a cosas o situaciones peligrosas; en algunos casos extremos, ese sentimiento puede llegar a ser un miedo tan profundo que termine convirtiéndose en una condición imposible de afrontar… fobias.

Las personas que sufren de fobias a las arañas o las víboras no tienen que enfrentarlas a diario, pero no todos tienen la misma suerte.

Xilofobia: Miedo a los objetos de madera. Para quienes la sufren, cosas simples -como ir a una tienda de muebles- se pueden convertir en una pesadilla.

Venustrafobia: Miedo a las mujeres muy bonitas. Seguramente tus amigos no entenderían esta fobia, puesto que a ti te asusta sea lo que a ellos les gusta.

Telefonofobia: Miedo a los teléfonos. Esta fobia es especialmente problemática, dado el mundo en el que vivimos actualmente, donde todo esta lleno de smartphones y conectividad móvil.

Numerofobia: Miedo a los números. Esta fobia puede ser la excusa perfecta para reprobar matemáticas, o simplemente para no pagarle a hacienda: no es que no quieras, es que no puedes.

Cacofobia: Miedo a la fealdad. Hemos encontrado una explicación de por qué las personas corren al verte. El problema no eres tú, son sus fobias.

Acuafobia: Miedo al agua. Este es una fobia muy rara, se manifiesta de diferentes formas, hay quienes le tienen miedo al agua de la llave y otros al mar abierto, así que no está conectada necesariamente con un peligro particular.

Amaxofobia: Miedo a manejar un coche. Definitivamente hay profesiones como piloto de F1 o taxista en los cuales no podrías aplicar con esta fobia a tu espalda.

Metifobia: Miedo al alcohol. Curiosamente muchas más personas podrían tenerle fobia a esta fobia en particular: qué terrible una vida sin alcohol.