El futbol mexicano es racista, aunque lo niegue la FMF | SapiensBox

Los casos de racismo más polémicos en la Liga MX

“Pinche negro, ¿y tú qué haces aquí? Regrésate a tu tierra”, es uno de los comentarios racistas que, según el árbitro afromexicano, Adalid Maganda, recibió por parte de sus superiores de la Comisión de Arbitraje, entre los que se encuentra su presidente, Arturo Brizio.

El racismo en el futbol mexicano es uno de los problemas que no ha podido ser erradicado por la Federación Mexicana de Futbol. Desde los típicos insultos de la grada hacia los jugadores, hasta ofensas entre futbolistas dentro del terreno de juego.

En gran medida, esto no ha tenido solución porque la mayoría de las quejas por insultos racistas quedan impunes.

Acá te dejamos una lista con los casos de racismo más famosos en el futbol mexicano.

Felipe Baloy

En 2006 el panameño defendía los colores de Rayados de Monterrey y durante un partido ante Santos en el antiguo Estadio Corona, la afición de Torreón emuló sonidos de mono y le gritaron “chango come plátano”.

Santos no recibió ninguna sanción, pero Baloy apareció con una manta en el Estadio Tecnológico de Monterrey con la leyenda: “No hay colores, sólo jugadores”.

Curiosamente, el defensa panameño pasó a ser jugador de Santos años después y también sufrió insultos racistas, pero ahora en C.U. por parte de Darío Verón y Marco Palacios, jugadores de Pumas. Felipe acusó a los defensas de llamarle “mono” y “negro”.

Al final, “Pikolín” y Verón apoyaron campañas de Conapred (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación) en contra del racismo, y nuevamente no hubo sanción para el equipo.

Te interesa: ¿Hay igualdad para la comunidad negra?

“Chucho” Benítez

En 2013 el ya fallecido exjugador de América sufrió insultos racistas por parte de los aficionados de Pumas. Cada vez que el delantero tomaba el balón, la afición felina hacía sonidos de mono.

Y otra vez, no hubo sanción.

Darwin Quintero

El entonces delantero de Santos tuvo un altercado en un partido ante Cruz Azul en 2014. El colombiano acusó a Rogelio Chávez de llamarlo “simio de mierda” y el caso fue llevado hasta CONAPRED (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación), pero la organización no encontró pruebas suficientes para sancionar al jugador celeste.

Jefferson Cuero

En 2016, el entonces jugador de Morelia fue víctima de insultos racistas por parte de la afición de las Chivas, al copiar los mismos sonidos de mono cuando el colombiano tocaba el balón.

Además, esa acusación llegó al mismo tiempo que la FIFA sancionaba a la FMF por el famoso grito de “eeeeehh, pu…”, por lo que parecería que ahora sí se tomarían medidas más fuertes.

Sin embargo, ni Chivas, ni los aficionados recibieron alguna sanción.

Adalid Maganda

El árbitro afromexicano acusó al presidente de la Comisión de Arbitraje, Arturo Brizio, de despedirlo por su color de piel.

“Tuvimos una reunión en su oficina, estaban Arturo Brizio, Jorge Gasso -encargado del área técnica- y Julio Escobar -auxiliar de Gasso-; fui a preguntarles el por qué de mi situación en el arbitraje y no me contestaron, solo me daban excusas. Le pregunté a Arturo Brizio si era por mi color y soltó una risa sarcástica, seguido de un ‘no, cómo crees’”.

Por otra parte, señaló a Jorge Gasso de decirle: “Pinche negro, ¿y tú qué haces aquí? Regrésate a tu tierra”.
Obviamente, Arturo Brizio salió a desmentir que el despido de Maganda haya sido por un tema racial, sino por su bajo rendimiento en los últimos meses.

Sin embargo, Adalid contactó a un abogado y mencionó que llevará el caso hasta las últimas consecuencias.

“En México hay mucho racismo y sobre todo en el futbol; dice la Federación Mexicana que no hay racismo, pero sí hay racismo de los que están dirigiendo el arbitraje y eso lo escuché de adentro. Ellos dicen que te lo dicen de desmadre, pero no es así, te lo dicen con dolo”, mencionó Adalid en entrevista con La Afición.