Futbolistas gays: ¿Por qué no salen del clóset? | SapiensBox

Hay pocos que se han atrevido a declarar su homosexualidad.

“Los futbolistas no salen del clóset porque tienen miedo”, declaró Antoine Griezmann, jugador del Atlético de Madrid y uno de los mejores del mundo, en una entrevista para ICON de El País.

Es increíble que en deportes como tenis, rugby o basquetbol la apertura sexual ya sea algo común, mientras que en el futbol los jugadores siguen sin atreverse a admitir públicamente sus preferencias sexuales.

Y no sólo Griezmann opina que los futbolistas tienen miedo por las represalias que tomen los fanáticos en contra de ellos, también la campaña contra la homofobia en el futbol, Justin Campaign.

Los jugadores reciben comentarios abusivos de los seguidores por cualquier cosa. Los fanáticos recientemente saben que no deben expresar abiertamente racismo en el terreno de juego. Necesitamos llegar a una etapa en donde los fanáticos sepan que los cantos homofóbicos tampoco son tolerados”, declaró en 2013 el vocero de Justin Campaign, Alan Duffy, cuando comenzó esta campaña.

La campaña nació en honor a Justin Fashanu, el primer jugador en declararse abiertamente gay en los años 90. El jugador inglés no pudo con la presión social y terminó suicidándose.

En 2013 el doctor Ellis Cashmore, profesor de cultura de los medios y el deporte en la Universidad de Staffordshire, realizó una encuesta anónima con 3 mil fanáticos del futbol y jugadores que demostró que solamente 9% de los encuestados creen que la homosexualidad de un jugador sería un problema para cualquier equipo.

Te interesa: Mexicanos al grito de puto.

“Antes de hacer este estudio la gran barrera homofóbica era el público y los jugadores no querían enfrentar a fanáticos hostiles”, mencionó el doctor Cashmore a CNN. “Pero los fanáticos dijeron que más bien son los equipos, pues no quieren tomar el riesgo de herir la marca del equipo”.

Además, el doctor Cashmore mencionó que los agentes también influyen en la decisión de los jugadores.

“Los agentes les dirán a sus jugadores: ‘Tenemos un contrato de 6.5 millones de dólares, ¿acabaría con tu reputación (salir del clóset)?’ En ese momento es cuando piensan en eso. Tienes dos fuerzas conservadoras: Equipos que son instituciones y agentes que quieren proteger su salario.”

Eso quiere decir que hasta el sueldo de los futbolistas homosexuales se vería afectado.

Por otra parte, sabemos que la FIFA suele estar a favor de las minorías. Por ejemplo, las campañas contra el racismo en el futbol son constantes, pero parece que en el tema de la apertura sexual no termina por mostrar su apoyo total.

¿Por qué hacer un Mundial en un país homofóbico?

Te puede interesar: Recomendaciones para el mundial de Rusia

La Asociación de Futbol de Inglaterra es una de las pocas ligas que ha tratado de hacer algo a favor de los futbolistas homosexuales.

En 2017 el director de la asociación, Greg Clarke, propuso que todos los jugadores que no habían salido del clóset lo hicieron en conjunto.

“Yo les dije que si había varios jugadores que querían salir del clóset, ¿por qué no sincronizarlo? Así no tiene que hacerlo una sola persona”, declaró Clarke para el Times de Londres.

Aunque también entendía que no es fácil para un jugador salir del clóset y tampoco quería iniciar un proceso en el que los jugadores gays estuvieran obligados a declarar abiertamente su homosexualidad.

Por otra parte, el problema también se vive en los vestidores.

Algunos futbolistas y directores técnicos han declarado abiertamente estar en contra de la homosexualidad.
Carlos Alberto Parreira, ex D.T. de Brasil, mencionó que “un homosexual no sería convocado en la selección brasileña”.

Fabio Cannavaro, campeón del mundo con Italia en 2006, dijo que tener un compañero homosexual en el vestidor provocaría “situaciones embarazosas”.

Actualmente Robbie Rogers, jugador del Galaxy de los Ángeles, es uno de los pocos casos de futbolistas que son abiertamente gays, pero tal parece que el futbol está muy lejos de aceptar la apertura sexual como algo normal, tanto a nivel de jugadores como de directivos.