John Obi Mikel y otros jugadores que han sufrido por seres queridos en un Mundial | SapiensBox

El papá de John Obi Mikel fue secuestrado, el de Oswaldo Sánchez murió en 2006… y no son los únicos que han pasado por esto.

En Rusia 2018, el nigeriano John Obi Mikel participó con su selección a pesar de saber que su padre estaba secuestrado y se convirtió en una de las historias más conmovedoras de este Mundial, pero no es el único que ha jugado una Copa del mundo bajo una circunstancia personal delicada.

Aquí te dejamos las historias de algunos jugadores que jugaron un Mundial con problemas personales:

Fernando Quirarte

Fausto, el padre de Fernando Quirarte, falleció 2 meses antes del Mundial de 1986. Por eso, las 2 veces que anotó gol el “Sheriff” salió corriendo con los brazos abiertos y, frente a la tribuna, lanzó un beso al aire.

Fausto Quirarte, padre del ex defensa, se quedó con las ganas de ver a su hijo en una Copa del mundo, ya que 4 años antes, la Selección no logró clasificarse para España ’82.

Oswaldo Sánchez

México iniciaba su actividad en Alemania 2006 el 11 de junio ante Irán, pero el arquero mexicano tuvo que romper su concentración con la Selección Mexicana días antes del partido para viajar a Guadalajara al velorio de su padre que falleció el 7 del mismo mes a los 55 años.

A pesar de la pérdida y el viaje, Oswaldo defendió el arco tricolor ante los iraníes en honor a su papá, Felipe Sánchez.

“Mi padre era el primero que quería que jugara”, declaró tras la victoria de México por 3-1.

Desgraciadamente, el padre del ex portero de Chivas y Santos no lo pudo ver jugar un Mundial, pero sí pudo verlo levantar el trofeo de liga con el equipo rojiblanco.

Marcelo

Pedro Vieira Da Silva, abuelo del lateral izquierdo de Brasil, falleció a los 78 años horas después del triunfo de Brasil ante Colombia en los cuartos de final del Mundial de 2014.

El técnico Luis Felipe Scolari le dio permiso para salir de la concentración, pero Marcelo prefirió quedarse con el equipo porque su abuelo habría querido eso, ya que él fue su principal apoyo en el futbol desde que era niño.

Carlos Vela

Un día después del triunfo de la Selección ante Alemania, el abuelo del “Bombardero” falleció por causas naturales y le envío un mensaje por Instagram.

En el siguiente partido, ante Corea del Sur, Carlos Vela festejó su gol con dedicatoria a su abuelo.

John Obi Mikel

Antes del partido contra Argentina en Rusia 2018, el mediocampista nigeriano recibió una llamada anónima.

“Vamos a matar a tu padre”.

John Obi Mikel, jugó los 90 minutos sabiendo que su padre estaba secuestrado en Nigeria. No le dijo nada a sus compañeros de selección para no afectarlos emocionalmente.

“Estaba angustiado y tuve que tomar una decisión sobre si estaba mentalmente listo para jugar. Estaba confundido. No sabía qué hacer, pero al final supe que no podía dejar tirados a 180 millones de nigerianos. Tuve que apartarlo de mi cabeza e ir a representar a mi país primero”, declaró para el diario inglés, The Guardian.

Su padre fue liberado el lunes y fue llevado a un hospital para curar las heridas que sufrió por la tortura de los secuestradores. Desafortunadamente, esta no es la primera vez que el padre de Mikel es secuestrado; en 2011 también fue raptado en Nigeria.