La dieta de la Selección Mexicana | SapiensBox

Esto come el “Tri” para mantenerse en forma para el Mundial.

Como bien sabemos, una dieta balanceada es primordial para que un atleta de alto rendimiento pueda explotar el 100% de sus condiciones. Una mala comida o malpasarse una hora podría ser la diferencia entre llegar a un balón o que se te escape.

En la Selección Mexicana, Juan Carlos Osorio cuida cada detalle para que sus jugadores estén preparados para cada partido en el Mundial de Rusia 2018 y la dieta es algo muy importante.

Por ejemplo, Hirving Lozano declaró que su dieta está basada en mucha pasta, pescado, salsa, un licuado y mantenerse hidratado.

El “Chucky” hace tres comidas al día: un refrigerio, una suplementación y la merienda. De hecho, al terminar los partidos ante Alemania y Corea del Sur, en el vestidor ya le esperaba un plato de pasta a la boloñesa y un licuado de proteínas para recuperar la energía gastada durante los partidos.

Beatriz Boullosa es la nutrióloga de la Selección Mexicana. Entre 15 y 20 minutos antes de que termine el partido, entra al vestidor para iniciar con el proceso de recuperación de los jugadores, que abarca la dieta, el descanso y la hidratación.

En las anteriores concentraciones, a cada jugador de la Selección se le hizo un estudio de genética personalizado para definir una dieta específica que arrojó resultados sobre qué ingredientes eran mejores para su organismo, la cantidad de porciones y el tiempo entre cada comida.

Por ejemplo, algunos jugadores tienen que comer chocolate amargo porque tienen pocos niveles de dopamina y necesitan activarse porque suelen ser personas nocturnas y tienen dificultades para conciliar el sueño.

“Con esta información me di cuenta de qué jugador es más propenso a tener hambre todo el día, porque no tiene el gen de la saciedad, qué jugador es más propenso a sufrir en un futuro problemas cardiovasculares. Al ser personalizado ya le podemos decir al jugador de manera muy específica qué necesita y qué no”, declaró Beatriz Boullosa para El Economista.

Alfredo Talavera es otro de los jugadores que se siente muy contento por la dieta que le ha dado la Selección Mexicana y afirma que le ha ayudado para recuperarse más rápido de lesiones y prevenirlas.

Su dieta contiene alimentos que tienen 50% grasas, 40% proteína y fibra y 10% carbohidratos.

“Todos somos diferentes y el carbohidrato da energía… pero a mí no, a mí me da energía la grasa, del aguacate, del aceite, la carne roja, hasta de las semillas”, señaló el arquero del Toluca.

Según la nutrióloga de la Selección, Javier Hernández es uno de los jugadores que siempre está tratando de probar cosas nuevas con su dieta, mientras que Jesús Corona es el más disciplinado en su alimentación.

Incluso, hasta cuando no están concentrados con la Selección, Juan Carlos Osorio pidió que se les diera un plan de acompañamiento para adaptarlo de mejor manera con la dieta que cada jugador tiene en su club.

Curiosamente, el único ingrediente que comen todos los seleccionados es el jugo de cereza que sirve para recuperarse más rápido, para descansar mejor y para producir melatonina que ayuda a alcanzar un sueño más profundo.

Esta dieta no les prohíbe por completo algunos alimentos, pero, por ejemplo, a los mediocampistas se les recomienda que consuman grandes cantidades de carbohidratos porque son los que más desgaste tienen durante un partido. En el caso de los porteros se les pide que eviten la cafeína porque podría interferir en su descanso y perjudicar sus reflejos.

Hasta Juan Carlos Osorio se hizo este test para ser solidario con sus jugadores y demostrarles los beneficios de esta dieta. Eso sí, el mismo pagó la prueba.

Tal vez no sea la dieta de Cristiano Ronaldo, pero lo que es cierto es que el técnico de la Selección ha demostrado que se preocupa por tener a todos sus jugadores al 100 en cada aspecto de su vida, desde el psicológico hasta el físico y ha quedado demostrado con los resultados obtenidos durante Rusia 2018.