La Experiencia Jimi Hendrix | SapiensBox

Jimi Hendrix nos voló la cabeza con su manera de llevar al rock a lugares que sólo él podía imaginar; fue capaz de manipular la guitarra, la whammy bar (la palanca que hace wha, wha), el estudio y el escenario de tal manera que con sólo ver sus videos o escuchar sus canciones, nos hace trasladarnos a los turbulentos años 60.

Al verlo tocar, parecía que se sustraía de este mundo para volverse uno mismo con la guitarra -claro, con ayuda de un poco de LSD- pero no dejaba de transmitir la sensación de que todos los acordes que salían de sus manos fluían sin esfuerzo alguno.

Nació el 27 de noviembre de 1942 en Seattle, según la revista Time y la revista Rolling Stone es el mejor guitarrista de todos los tiempos. Fue autor de joyas como Voodoo Child y Purple Haze y es uno de los integrantes del club de los 27… En pocas palabras, una leyenda de la música. Para rendirle tributo, te dejamos 5 datos que seguramente no conocías del gran Jimi Hendrix.

Rescatado por mafiosos

Los traficantes de cocaína, Jon Roberts y Andy Benfante, salvaron a Jimi de morir ahogado mientras esquiaba con ellos.

Según el libro American Desperado, que relata la vida de Jon Roberts, Jimi se cayó de los esquís y no tenía puesto el chaleco salvavidas. Jon Roberts le lanzó la cuerda, pero Jimi sólo movía sus brazos desesperadamente.

Andy Benfante tuvo que lanzarse al agua y rescató al guitarrista, porque, citando a Roberts “si ese tipo moría con nosotros, hubiera sido un verdadero dolor de cabeza”.

Rescatado por mafiosos 2

En 1969, 2 chavos italianos que se hicieron pasar por integrantes de la Mafia Siciliana vieron a Jimi buscando drogas a las afueras del club nocturno Salvation en Manhattan (Jon Roberts controlaba las drogas en ese lugar) y se les ocurrió la grandiosa idea de secuestrarlo.

Jon Roberts y Andy Benfante se enteraron de esto y al encontrarse con los 2 chicos les dijeron: “Dejas ir a Jimi o estás muerto. Y no toques ni un solo cabello de su afro”.

Todo esto duró 2 días y, como el miedo no anda en burro, dejaron ir a Jimi. Jon y Andy lo vieron tan drogado, que pensaron que probablemente nunca supo que estuvo secuestrado.

A la guerra y de regreso

Jimi siguió los pasos de su padre y se enlistó en el ejército de EE.UU. en 1961. Sirvió en las fuerzas armadas durante un año hasta que -afortunadamente para todos los fans de la música- se lastimó un tobillo después de un salto en paracaídas y tuvo que ser inhabilitado por la lesión.

Su primer instrumento

Cuando su papá lo vio con una escoba simulando que tocaba la guitarra, decidió darle un ukulele.

Afortunadamente, ese ukulele cambió por una guitarra acústica, que también le dio su papá a los 16 años. Un año después, Jimi tuvo su primera guitarra eléctrica: una Supro Ozark para diestros, que terminó usando al revés, porque era zurdo.

Una guitarra y los dientes de Jimi

Todos lo recordamos tocando la guitarra con los dientes, pero este truco lo aprendió en Clarksville, Tennesse, después de ver a Butch Snipes quien declaró en una entrevista con la revista Melody Maker que “en ese pueblo, o tocas con los dientes, o recibes un disparo”.

Jimi Hendrix falleció el 18 de septiembre de 1970, tras una sobredosis de diferentes drogas en Londres, y es imposible imaginar qué estaría haciendo ahora si siguiera vivo: ¿sería Sir Jimi Hendrix? ¿Lo habríamos visto en su homenaje en el Kennedy Center? ¿Estaría de gira con otras leyendas? ¿Habría dado el show del medio tiempo del SuperBowl junto a Katy Perry? …Nadie lo sabe.

Lo único que nos queda es seguir reconociendo su legado como uno de los mejores guitarristas (o el mejor) de la historia y conformarnos con verlo en los videos de sus presentaciones en vivo.