Las otras víctimas del Holocausto | SapiensBox

Si hubieras vivido en Europa durante la II Guerra Mundial, ¿de qué color habría sido tu distintivo?

Cuando pensamos en el Holocausto, llegan a nuestra mente imágenes de grandes películas históricas como El Pianista, La lista de Schindler o La vida es bella, donde los protagonistas son miembros de la comunidad judía que tuvieron que pasar por campos de concentración o ayudaron a salvar la vida de algunas de estas personas. Sin embargo, este no fue el único grupo que estaba en la mira del régimen nazi para ser exterminado.

Desde 2006, cada 27 de enero se celebra el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Además de las víctimas judías del régimen nazi, están también las otras víctimas, a las que tampoco debemos olvidar.

El Holocausto Café

A las personas que pertenecían a la comunidad gitana o romaní se les obligaba a usar como distintivo un parche en forma de triángulo de color café o negro. Y el razonamiento que se utilizaba en la Alemania nazi para perseguirlos, estaba relacionado con su reputación.

Los nazis los clasificaron como una raza subhumana, porque creían que eran delincuentes congénitos. Se creía que era una característica genética, que los gitanos tenían la criminalidad en el ADN y se transmitía de padres a hijos.

En los años 20 empezaron a aprobar leyes por las que les prohibían entrar en sitios públicos como parques, ferias o baños. Se les fichó y quienes no tenían empleo u hogar fijos fueron enviados a campos de exterminio. Se estima que desde 1940 a 1945 murieron 500 mil gitanos

El Holocausto Morado

Si pertenecías a la comunidad de los Testigos de Jehová también tenías que usar un parche en forma de triángulo, pero este era de color morado. A este grupo se le empezó a perseguir por la fe que practicaban.

Desde un comienzo fueron marcados porque se negaban a hacer el servicio militar, no le mostraban honores a la bandera nazi y tampoco hacían el saludo nazi, en lugar solamente decían “Buenos días”, por considerar que el obligatorio “Heil Hitler” implicaba una reverencia que únicamente debía se dirigida a Dios.

La vida que llevaban los Testigos de Jehová en los campos de concentración, según algunos testimonios recabados por historiadores, consistía en mantenerse unidos, rezar, difundir su mensaje e intentar contener y dar fe a otros prisioneros.

El Holocausto Rosa

También conocido como Homocausto. Los homosexuales fueron duramente tratados en los campos, tanto por los guardianes como por el resto de los prisioneros. Para los nazis, los homosexuales eran considerados corruptores de la sangre, pues se creía que aquellos que no se reproducían se negaban a proliferar a la raza alemana.

Durante la posguerra, los homosexuales no fueron reconocidos como víctimas de la persecución nazi a pesar de que en los campos de concentración fueron marcados con el triángulo rosa lo que hacía referencia a su sexualidad.

La interpretación del párrafo 175 del Código Penal del Reich, de 1871, criminalizaba los “actos de indecencia” así como los actos sexuales entre dos hombres. Esta interpretación no fue anulada hasta 1969. Esto significó que los homosexuales que habían sido perseguidos y enviados a los campos de concentración podían ser castigados por la misma ley que regía en 1871.

Y no se puede olvidar que comunistas, intelectuales, profesores, monjas y sacerdotes católicos y muchos otros grupos fueron también objeto de persecuciusón, confinamiento y exterminio durante el Tercer Reich.