Los indecisos: criaturas míticas | SapiensBox

Los indecisos, criaturas míticas que todos invocan en momentos de desesperación electoral.

Los indecisos, criaturas míticas que todos invocan en momentos de desesperación electoral, son los salvadores invisibles en cada campaña: se espera que este grupo revierta cualquier tendencia, ajuste la contienda y sorprenda en el resultado final. ¿Quiénes son los indecisos? ¿Realmente representan una buena parte del electorado? ¿Podrán votar en bloque a favor de determinado candidato?

Los llamados indecisos no necesariamente son personas que aún están dudando por quién votar, más bien son personas que, a la hora de realizar una encuesta, no dan una respuesta clara al entrevistador acerca de sus intenciones de voto (lo que no significa que no las tengan). En ese sentido, para facilitar la medición muchos encuestadores meten en esta categoría a aquellas personas de las cuales no es posible advertir alguna preferencia electoral.

¿Quiénes forman parte de los llamados indecisos?

  • Quienes no tienen interés por la política o simplemente no van a votar el día de la elección.
  • Quienes, por cualquier razón, no responden la pregunta del encuestador.
  • Quienes manifiestan que el voto es secreto (el famoso voto oculto).
  • Quienes anularán su voto.

Te interesa: Round III: El debate final

Ante la dificultad de medir a los indecisos, algunas encuestadoras subdividen a los que no responden entre quienes dicen no preferir a ningún candidato, los que no cooperan con el entrevistador y los que simplemente rechazan la encuesta. Otras encuestas ni siquiera reportan están características.

De acuerdo con las principales encuestas publicadas, en promedio, la tasa de rechazo es del 40% y la no repuesta es del 20%. Porcentajes que podrían parecer escandalosamente altos pero que necesitan analizarse a la luz de los resultados.

Aquí tres errores comunes que se asocia con las tasas de rechazo:

  1. La tasa de rechazo en una encuesta no necesariamente significa el número de indecisos, sino que evidencia qué tan efectivo fue el entrevistador a la hora de aplicar la encuesta. A esto deben agregarse otros factores como la inseguridad, el clima, el humor del entrevistado, etc.
  2. Un error común es pensar que, en una encuesta de mil entrevistas, con una tasa de rechazo del 30% y una no repuesta de 20%, la muestra se reduce sólo a 500 entrevistas. En este caso, las encuestadoras sustituyen las entrevistas de la muestra original y terminan realizando mil entrevistas efectivas.
  3. Otro error común es pensar que los indecisos se mueven en bloque o que votarán en conjunto a favor de un solo candidato. De acuerdo con diversos estudios, las personas que aún no tienen definido su voto tienden a votar de modo similar a las tendencias electorales generales, por lo que su impacto en los resultados es prácticamente imperceptible.

Todos estos elementos hacen muy difícil medir a los indecisos, quienes en todo caso representan un subgrupo muy reducido del electorado y sólo pueden influir en elecciones muy competidas. Sin embargo, algunos candidatos siguen depositando fervientemente sus esperanzas en ellos.

Te interesa: Reviven acusaciones por caso Barreiro.