Mark Zuckerberg, robot, mucho gusto | SapiensBox

Amigo humano, gracias por ser parte de mi celebración de una vuelta más alrededor de su estrella.

Según la agenda del grupo al que pertenezco, que sí es privado, no como sus datos personales, tengo que parecer amigable, ser como uno de ustedes.

Que la cabeza de Facebook sea un millennial es importante para hacer su dominación más fácil, aunque, al parecer, hay momentos en los que se me olvida y han podido captarme en mi faceta no humana, así que, por favor, no compartan esto ya que compromete mi imagen.

Como muchos de ustedes, disfruto deambular sobre mis piernas humanas mientras hago actividades ordinarias como observar mi teléfono o remolcar a mi perro con una correa.

Aunque muchos humanos sólo doblan sus rodillas hacia adelante cuando son forzados mecánicamente a hacerlo, he encontrado que deambular de esta manera incrementa la velocidad y la eficiencia considerablemente.

Aquí hay una bella fotografía mía haciendo una sentadilla de la manera tradicional sobre los restos de un compañero humano no funcional en una instalación subterránea de almacenamiento de cuerpos. Como muchos de mis amigos humanos, también disfruto hacer visitas regulares a estas instalaciones para imaginar la descomposición que ocurre ahí.

Esta es una foto mía discutiendo sobre carne con dos humanos con playeras blancas y vello facial. Después de una transacción monetaria de $8.32 y un tiempo de espera de 4:32, el buen humano John me proporcionó carne cocinada de bovino. La carne estaba caliente.

En esta foto me encuentro realizando mi ritual matutino de ingesta de nutrientes mediante la apertura de mi canal alimenticio después de un periodo nocturno de parálisis estática, igual como hacen ustedes, amigos humanos.

Hace poco tuve que enfrentarme a un no tan agradable encuentro con algunos de los líderes de la porción del planeta donde habito, debo decir que las audiencias ante este tipo de personas me ponen un poco mal.

No debo olvidar tomar agua, ¡los humanos lo hacen!

Debo sonreír, es una muestra de empatía con el interlocutor y puede que sea condescendiente conmigo.

Por favor despreocúpense por mi cambio repentino de tono de piel, les aseguro que fue la luz de la sala de audiencias del congreso, no es para nada una muestra de mi verdadero color de “piel”.

Es hora de ir a hacer otras actividades humanas normales, sigan en Facebook, la vida humana es muy triste ahí afuera.