Más allá del Día de Muertos | SapiensBox

Celebrar a los muertos no es exclusivo de México.

El Día de Muertos es una tradición que nos hace sentir orgullosos de nuestras raíces. Algunos creen que incluso nos representa más que el mismísimo 15 de septiembre, pero… No somos los únicos a los que nos encanta beber, comer y compartir junto a los que “se nos adelantaron”.

El Gai Jatra o Festival de las vacas se celebra cada año en Nepal, principalmente entre agosto y septiembre. Durante este festejo, quienes perdieron a algún ser querido durante el año avanzan en una procesión por las calles en medio de bailes, cantos, disfraces y tambores.

Algunos portan el retrato de sus difuntos adornado con flores de colores brillantes. Anteriormente los asistentes guiaban a una vaca, real o construida con ramas de bambú, tela y papel o disfrazaban a los niños de este animal, hoy en día es común ver todo tipo de máscaras y disfraces.

El Chuseok se celebra el decimoquinto día del octavo mes del calendario lunar (What?), ocurre en septiembre u octubre en Corea del Norte y Corea del Sur, aunque no comparten su afición por los misiles, el amor por Kim Jong-Un o los mismos peinados, sí tienen en común esta celebración.

Esta fiesta rinde culto a sus antepasados de varias maneras: por la mañana, las familias se visten con ropa nueva y se reúnen para realizar un ritual religioso. Al terminar, se ofrecen diferentes platillos tradicionales a los fallecidos, como arroz, frutas, pastelillos y licor.

Para terminar, los familiares visitan las tumbas de sus difuntos para limpiarlas y hacer una pequeña ceremonia en su honor y se organizan diferentes bailes y juegos alrededor del país.

También entre septiembre y octubre se celebra el Pchum Ben o fiesta de los muertos en Camboya. Por quince días, aquellos que no pudieron reencarnar visitan a sus familias para redimir los pecados de su vida anterior.
Algunas personas se visten de blanco y por la noche se reúnen en casas y templos para recordar a sus fallecidos con ofrendas de comida, dulces, fruta, incienso, velas y bebidas tradicionales.

Al comenzar el mes de noviembre se lleva a cabo la festividad del Fet Gede en Haití, una celebración vudú. Algunas personas se visten de negro y rojo, colores asociados a los antepasados fallecidos y acuden a participar de una ceremonia en el cementerio al pie de la cruz del Baron Samedi y Maman Brigitte (espíritus guardianes de los cementerios), donde derraman café, ron, pan, cacahuates, maíz y todo tipo de ofrendas.

Durante el ritual, la mambo o sacerdotisa es poseída por el espíritu de Maman y ofrenda sangre de animales para liberar a los asistentes de fuerzas malignas, al final de la ceremonia predice lo que ocurrirá el siguiente año. Además, los presentes limpian las tumbas y alimentan a sus muertos en medio de diferentes cantos y bailes.

En China, Taiwán, Malasia y diferentes regiones budistas y taoístas celebran el Festival de los fantasmas hambrientos, un mes dedicado a honrar a los seres queridos que fallecieron. Se cree que la noche número 15 del séptimo mes lunar del calendario chino se abren las puertas del inframundo y los muertos visitan a los vivos.

La celebración comienza con un desfile y se rodea de ofrendas, bailes tradicionales, linternas de papel colocadas en ríos y lagos y altares llenos de comida para saciar el hambre de los muertos.