México y la crisis postmundial | SapiensBox

Brasil tuvo pérdidas después de su Mundial. ¿Pasará lo mismo con México?

México consiguió ser sede por tercera vez en la historia de un Mundial, sólo que ahora lo hará junto a EE.UU. y Canadá, convirtiéndose en la primera vez que una Copa del Mundo es organizada por tres países.

A nuestro país se les asignaron 10 juegos, al igual que a Canadá, mientras que Estados Unidos contará con 60 encuentros. Los 10 encuentros que se llevarán a cabo en México se jugarán en la CDMX, Monterrey y Guadalajara.

Muchos mexicanos se mostraron inconformes por esta elección y es que, en los últimos años, los eventos deportivos han representado una amenaza para los países organizadores, en lugar de un verdadero beneficio.

En este video te lo explicamos más rápido:

Tal vez muchos crean que México podría terminar como Brasil después del Mundial de 2026, pero no es así.

Brasil gastó poco más de 13 millones de dólares para su Mundial y tan solo un año después del torneo, 11 de los 12 estadios construidos o remodelados no llenaban ni la mitad de las gradas, por lo que era imposible que se autosustentaran.

Te Interesa: Quien elige las sedes mundialistas.

También hay que tomar en cuenta que Brasil se excedió muchísimo en el presupuesto. Por ejemplo, cada asiento de los 12 estadios brasileños costó 5 mil 800 dólares, mientras que en Sudáfrica tuvo un costo de 5 mil 200 dólares y en Alemania, 3 mil 400.

Para el Mundial de Rusia 2018, se gastaron poco más de 10 mil millones de dólares y solamente 4 mil 210 millones fueron destinados para la reestructuración de estadios.

Lo que pasó en Rusia, se asemeja muchísimo a lo que pasará en México.
La CDMX, Monterrey y Guadalajara cuentan con estadios que no necesitarán mucha inversión porque, quitando el Estadio Azteca, el Estadio Akron y el BBVA Bancomer, son prácticamente nuevos.

Te interesa: Anecdotario Mundialista Parte 5

México tendrá que invertir más en la modernización del transporte público, en seguridad y en fortalecer las redes de comunicación e internet.

Según un informe del Saxo Bank, estos megaeventos deportivos no son rentables porque los países organizadores sólo se quedan con el dinero de las entradas para los partidos -que se calcula son cerca de 500 millones de dólares- y lo que genere el turismo. La FIFA, por otra parte, es la que se queda con todo el dinero de los patrocinios, derechos de transmisión y ventas de mercancía oficial.

Y sí, la FIFA se lleva gran parte del pastel y para el Mundial de 2026, los 3 países prometieron una ganancia récord de más de 11 mil millones de dólares y la FIFA ya hizo una proyección en la que se estiman poco más de 14 mil millones de dólares en ganancias.

Pero la verdad es que todos pueden estar tranquilos porque México no va a hacer un Brasil 2014 en el mundial de 2026, y si eso pasa, estaríamos frente a un fraude monumental del gobierno.