NFL en México: Historia de un amor casi correspondido | SapiensBox

Si eres de los que necesitan subirse al tren del mame del futbol americano te informamos que la historia de la NFL en México no empezó el año pasado.

La NFL es para México como esa chava/o a la que le has dado tu amor incondicional durante meses (en este caso décadas) y lo único que recibes -y recibirás- son probaditas, para que sigas ahí cuando seas requerido.

Y claramente los mexicanos amamos más a la NFL de lo que ella nos ama. Según datos de la División Internacional de la NFL, se estima que en México hay 25 millones de seguidores al futbol americano, lo que lo convierte en el segundo país con más aficionados al futbol americano (obviamente el primero es EE.UU.). Además, la CDMX es la séptima ciudad con más fans. Y sí, adivinaron, las primeras 6 son ciudades gringas.

A pesar de estos números, el Raiders vs Patriots será apenas el 10º partido en territorio mexicano y el 3º de temporada regular. Simplemente en Londres ya se jugaron 4 juegos en la presente temporada. ¿Ya ven por qué el amor no es recíproco?

Bien dicen que recordar es vivir y seguramente no estarán de más algunos datos para tener algo qué comentar sobre NFL, así que aquí les recordamos los 9 pasajes anteriores de esta longeva, pero breve historia de amor entre México y la NFL.

La Primera Vez

El 5 de agosto de 1978, la NFL tocó tierra azteca por primera vez en su historia. Las Águilas de Filadelfia se enfrentaron a los Santos de Nueva Orleans que en ese año eran dirigidos por Archie Manning, papá de Eli y Peyton en el Estadio Azul.

Los Santos se llevaron la victoria 14-7 en el partido correspondiente a la pretemporada del 78, pero (tal como todas las primeras veces) fue una gran decepción por la mala logística y organización. Hasta el quarterback de las Águilas, Ron Jaworski, se quejó amargamente por su visita a nuestro país:

“Fue uno de los peores fines de semana que he tenido en mi vida. Pueden notarlo, no es una ciudad bonita. Todo lo que puede verse son barrios pobres, algunos de los peores barrios pobres que he podido ver”.

Bueno… Al cabo que ni lo queríamos de regreso.

El Regreso Esperado

Tuvieron que pasar 16 años para que la NFL olvidara el trago amargo de la primera vez, pero la espera valió la pena. El 15 de agosto de 1994 el futbol americano profesional regresó -ahora al Estadio Azteca- con un partido de exhibición entre los Petroleros de Houston y los Vaqueros de Dallas, que tenían figuras como Troy Aikman, Michael Irvin y Emmit Smith.

Se registró una asistencia de más de 112 mil aficionados (la más alta de toda la historia en México), pero, para desgracia de los fans de los Cowboys, el equipo de la estrella solitaria perdió 6-0. Este marcador tiene el récord de menos puntos anotados entre ambos equipos en un partido fuera de EE.UU.

Otra Oportunidad para los Vaqueros

El equipo de Dallas llegaba como el actual campeón, tras vencer a los Acereros de Pittsburgh en el Super Bowl XXX. El 5 de agosto de 1996, se enfrentaron a los Jefes de Kansas City ante un lleno en el Estadio Universitario de Nuevo León.

A pesar de ser claros favoritos, los Cowboys perdieron 32-6 y nuevamente, los aficionados se quedaron deseosos de ver ganar (sin albur) a uno de los equipos con más seguidores en nuestro país en esa época.

2 Leyendas en el Azteca

Muchas leyendas del futbol han pisado la cancha del Estadio Azteca, pero el 4 de agosto de 1997 lo hicieron 2 leyendas de los emparrillados.

En aquella ocasión se enfrentaron los Delfines de Miami comandados por el quarterback Dan Marino y los Broncos de Denver de John Elway. Al final, Marino y los Delfines impusieron condiciones y vencieron a los broncos 38-19.

Vaqueros: La 3ª es la vencida… NOT

El 17 de agosto de 1998, los Vaqueros regresaron al territorio donde son muy queridos fuera de Texas, pero aquí nomás no se les daban los buenos resultados.

Para no perder la costumbre, volvieron a perder 21-3, en esta ocasión contra los Patriotas de Nueva Inglaterra, ante más de 103 mil aficionados.

Lo más rescatable para los fans de Dallas fue que en aquella ocasión el mexicano Marco Martos jugó poco más de 10 minutos.

Primera vez de los Acereros

Si los Vaqueros ya habían venido a México en 3 ocasiones, obviamente tenían que venir los Acereros, que es el otro equipo con más afición en el país.

El 19 de agosto del 2000, Pittsburgh enfrentó a los Colts de Indianápolis que tenían como quarterback a Peyton Manning, quien dio 2 pases de anotación aquel día. Sin embargo, la buena actuación de Peyton no fue suficiente ya que los Steelers ganaron 24-23.

¡Por Fin ganan los Vaqueros!

Tuvieron que pasar 7 años para que los fans mexicanos de los Vaqueros los vieran ganar en nuestro país.

El 27 de agosto de 2001, Dallas venció 21-6 a los Raiders de Oakland (otro de los equipos más queridos en México). A pesar de que se enfrentaron 2 equipos con muchos seguidores en México, la entrada no fue tan buena como en otros años (88 mil aficionados).

Primer Juego de Temporada Regular Fuera de EEUU

El 2 de octubre de 2005, la NFL dio una gran recompensa a México -luego de varios juegos de exhibición- al realizar el primer partido de temporada regular fuera de EE.UU.
En esa fecha se enfrentaron los 49s de San Francisco contra los Cardenales de Arizona, quienes ganaron 31-14.

Ese día asistieron 103 mil 467 aficionados, cifra récord hasta ese entonces, para un juego de temporada regular. La marca estuvo en primer lugar hasta 2009, cuando se enfrentaron Vaqueros y Gigantes en el Estadio AT&T, que albergó 105 mil 121 aficionados.

Otra Larga Espera

Después de 11 años, la NFL decidió regresar a México con un partido de temporada regular y se eligió a un viejo conocido.

Los Raiders de Oakland, 4° equipo con más aficionados en México en la actualidad, enfrentó a los Texanos de Houston, el 21 de noviembre de 2016. El partido terminó 27-10, a favor de los malosos.
Apenas asistieron 76 mil aficionados y fue el primer Monday Night Football fuera de EE.UU. en toda la historia.

En 2018 se jugará un partido más de temporada regular en México, pero aún no se sabe si el contrato se extenderá o tendremos que volver a esperar más de 10 años como pasó hasta antes de 2016.

Lo cierto es que con los Grandes Premios de México de F1, los Global Games de la NBA y la serie de temporada regular que jugarán los Dodgers y los Padres de San Diego en Monterrey el año que viene, México ha demostrado que está más que listo para albergar cualquier evento deportivo.