Nuevas Materias Primas | SapiensBox

Las materias primas no siempre han sido las mismas, varían dependiendo de la época y las necesidades de la humanidad.

Si te preguntáramos cuál es la materia prima con más demanda hoy en día, probablemente dirías:

a) oro
b) plata
c) petróleo

…y puede que por ahora la demanda de estos productos siga siendo la más alta. Pero justo por esa razón, estos tres materiales hoy empiezan a escasear. La explotación desmedida de estos recursos hoy no sólo ha provocado daños ambientales y económicos: la nueva lógica de mercado también ha marcado cambios en la forma en la que las industrias enfocan sus negocios, sustituyendo materias primas por otras más baratas y, relativamente, más accesibles.

Y ojo: el problema no es que optemos por materias de menor costo, sino que, como siempre, estos cambios afecten a todo el entorno y beneficien sólo a unos pocos.

Hoy te presentamos 3 de las nuevas materias primas que están detonando nuevas alertas por su consumo excesivo:

1. Karité

Es un fruto extraído de la sabana africana para cubrir la intensa demanda que ha generado la industria de la belleza en el mercado europeo. Para muchos, se trata de la la seda del siglo XXI.

2. Europio

Este mineral se ocupa esencialmente en la industria televisiva a nivel mundial, pues sirve para activar algunos componentes que son esenciales para el funcionamiento y construcción de proyectores y aparatos LED. El europio es extraído de un compuesto conocido como “La tierra rara”, de donde se desprenden al menos 15 minerales más, y China tiene el 40% de las reservas totales en el mundo de esta extraordinaria mezcla natural.

3. Azúcar

Vuelve a posicionarse en el mercado como materia prima indispensable para la industria alimentaria. De ella depende la fabricación de millones de productos a nivel mundial como refrescos, chocolates o salsas. Tan sólo en México, en 2017 la demanda de la azúcar de caña creció 15% el primer trimestre del año informo la Comercializadora de Productos Básicos de México (Coprobramex).

*

La investigación industrial ha hecho que las materias primas se diversifiquen el mercado y la explotación, pero hay que tener cuidado: no sabemos si este nuevo tesoro puede dañar el equilibrio ambiental o incluso cultural de alguna región del mundo, debemos controlar nuestros hábitos de consumo.

La historia nos ha enseñado que las decisiones industriales suelen llevarse bajo parámetros irresponsables, así que nada nos garantiza que esta sustitución de materias primas no termine también con sus fuentes de extracción, con las tierras en las que se encuentran y con la calidad de vida de las personas que trabajan para conseguirlas.