Por qué SÍ necesitamos el ascenso y descenso | SapiensBox

Sólo en México pasan estas cosas… porque #MásDinero

El viernes 2 de marzo se hizo oficial lo que todos temíamos: a partir de la temporada 2018-2019, el descenso quedará eliminado durante los siguientes 2 años.

Cuando termine el torneo Clausura 2018, conoceremos al equipo que pasará los siguientes 2 años hundido en el infierno del Ascenso MX (tiemblen, Veracruz y Atlas).

Sin embargo, aún existe una pequeña posibilidad para que nadie pierda la categoría.

Sólo hay 6 equipos en el Ascenso MX que tienen el derecho para ascender -Atlético de San Luis, Atlante, Celaya, Dorados, FC Juárez y Leones Negros- porque cumplen con los requisitos de un equipo de 1ª división y, en caso de que ninguno de ellos consiga el ascenso, el campeón del ascenso recibirá un premio económico y el equipo que hubiera descendido solamente pagará una multa y seguirá feliz en 1ª división.

Te interesa: La Liga MX está muerta

Además de la eliminación del descenso, la Liga MX anunció que el número de equipos cambiará de 18 a 20. Según el comunicado de la liga, “se realizará un análisis de cumplimiento y viabilidad de participación de los Clubes que deseen pertenecer a la Liga MX y sólo se autorizará el ascenso de Clubes certificados que cumplan con los requisitos de participación incluidos en el Reglamento Interno de la Liga MX”.

Eso quiere decir que, probablemente, el que tenga más dinero ascenderá automáticamente.

Por lo pronto, algunos dirigentes ya comenzaron a alejarse de los equipos de Ascenso, como el presidente de Tampico Madero…

…y otros aún no tienen claro cómo funcionarán estas nuevas reformas.

“No conocemos las letras chiquitas, no conocemos cuáles van a ser los requisitos que a partir del siguiente año pondrán al equipo que vaya a ascender, además de todos los requisitos que ya se han pedido para la certificación. Conocemos solamente lo que informaron de manera muy escueta en el comunicado”, declaró el presidente de Leones Negros, Alberto Castellanos.

Pero entonces… ¿Qué consecuencias tendrá que no haya descenso ni ascenso?

En lo deportivo, el nivel de la liga bajaría aún más.

Ya tenemos un sistema de competencia que apela al conformismo por la liguilla. Ahora, sabiendo que el último lugar de la tabla de cocientes no tiene nada que perder, da igual si un equipo siempre pierde, al final habrá un colchón de 2 años para navegar por la 1ª división sin rumbo.

Ni qué decir del nivel del Ascenso MX, que seguramente será peor, ya que los equipos se verán afectados en lo económico, por ejemplo, en patrocinios.

Los patrocinios de la Liga de Ascenso costarían mucho menos porque ya no existe la posibilidad de ascenso. Si acaso deberían apelar a un sentido regional y a sabiendas que estos patrocinios tendrían muy poca exposición a nivel nacional”, declaró Francisco San José, catedrático de las Escuelas de Ciencias del Deporte de la Universidad Anáhuac, para El Economista.

Como consecuencia, los sueldos de todos los equipos bajarían, desde jugadores hasta jardineros. Según Javier San Román, ex presidente de Tampico Madero, el sueldo promedio en la Liga de Ascenso oscila entre 100 mil y 120 mil pesos, pero ahora que los equipos ya no aspiran a nada, esos pagos se reducirán hasta un 70%.

Por último, la asistencia a los partidos de ascenso también se verá afectada por la falta de incentivos competitivos.

En promedio, han asistido 5,626 aficionados a los partidos del Clausura 2018 del Ascenso. El porcentaje de ocupación más alta que se ha registrado en todos los estadios -en el mismo torneo- es de 38.9%.

Actualmente, los números son muy bajos. Imaginen cuánto disminuirán en cuanto no haya nada en juego.

Lo más grave es que algunos equipos ya tienen en mente la posibilidad de desaparecer después de este torneo porque, en estas condiciones, tener un equipo de Ascenso MX no es viable económicamente.

Supuestamente estas nuevas medidas tienen como propósito que todos los equipos sean estables económicamente y puedan romper cualquier relación monetaria con los estados, pero de primera estancia se ve muy difícil.

Habrá que esperar qué sucede en los próximos meses con Yon de Luisa, quien será el encargado de tomar la presidencia de la Federación Mexicana de Futbol a partir del torneo en el que entrarán en vigor estas reformas, pero indudablemente cualquier liga que pretenda crecer, necesita un ascenso y descenso anual.