¿Qué dicen los presidenciables sobre la seguridad? | SapiensBox

Tenemos un candidato con una propuesta ya definida de seguridad, uno que quiere que sigamos en las mismas y otro que no tiene idea de lo que está haciendo.

2017 ha sido el año más violento del sexenio de Enrique Peña Nieto, con unos índices de homicidio solamente comparables con los del 2011, cuando estábamos en plena guerra contra el narcotráfico. Según cifras del Sistema Nacional de Seguridad, el año pasado cerró con más de 24 mil homicidios y 18 mil ejecuciones, casi el doble que en el penúltimo año del sexenio de Felipe Calderón, cuando hubo 17 mil ejecutados por el crimen organizado.

Sin duda, uno de los temas más importantes para las elecciones presidenciales de este año será la seguridad en México… o más bien la falta de ella. En SapiensBox nos hemos dado a la tarea de analizar las posturas de tres de los precandidatos que ya han hablado de este tema, o que inclusive ya presentaron una propuesta al respecto (a pesar de que el inicio de las campañas sea hasta el 30 de marzo).

AMLO: El adelantado


AMLO y Alfonso Durazo en la presentación de su propuesta de seguridad pública

López Obrador ha dicho que, de ganar las elecciones presidenciales, lograría que el país consiga la paz en un período de tres años y cambiaría por completo la estrategia de seguridad. El 4 de enero presentó su propuesta de seguridad que está presente en el capítulo Sociedad Segura y Estado de Derecho de su “Proyecto de Nación 2018-2024”. Estos son los puntos más importantes:

  1. Habría un gabinete de seguridad integrado por la Fiscalía General de la República y las secretarías de Gobernación, de la Defensa Nacional y de Marina, que se articularían con las autoridades estatales a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Tendrían una coordinación permanente, bajo la dirección del presidente. Se reunirían todos los días para revisar avances, definir estrategias, tomar decisiones ejecutivas y alinear esfuerzos.Los gobiernos estatales y municipales deberán replicar instancias similares.
  2. Creación de la Secretaría de Seguridad Pública y quitar las atribuciones a la Secretaría de Gobernación. El secretario de seguridad tendría la facultad de proponer al presidente las políticas y estrategias de seguridad pública y combate a la criminalidad, y ejercer como vínculo operativo entre todas las instancias responsables de coordinarse para garantizar mayor eficiencia.
  3. Creación de la Guardia Nacional con 214 mil 156 soldados y 55 mil 574 marinos. Esta institución funcionaría con el modelo de mando único para retirar paulatinamente a las fuerzas armadas.
  4. Creación del Colegio Nacional de Seguridad Pública con el objetivo de especializar y profesionalizar a los cuerpos de seguridad, además pretende ser una opción para jóvenes que ni trabajan ni estudian.

…Cabe recalcar que en ninguna parte de “Proyecto de Nación 2018–2024” está mencionada la palabra amnistía. Sin embargo, sí está dentro de las propuestas explorar penas alternativas a la prisión, entre ellas el trabajo comunitario para cierto tipo de delitos no violentos.

Lo que dicen los expertos sobre la propuesta de AMLO


Ernesto López Portillo, del Foro Mexicano para la Seguridad Democrática de la Universidad Iberoamericana, y el experto en seguridad nacional e internacional, Javier Oliva, lo resumen así:

-El proyecto que presentó López Obrador, más que tratarse de una nueva estrategia de seguridad, se trata de una reestructuración institucional: no plantea métodos que puedan desarrollar objetivos específicos o dar indicadores que ayuden al diagnóstico acertado y a la rendición de cuentas. La población general, de nuevo, sería puesta de lado por lo que no estaría enterada de la situación real del país.

La reactivación de la Secretaría de Seguridad Pública no es prioritaria, de hecho, sería como retroceder en el tiempo al sexenio de Calderón, cuando dicha institución se encontraba activa y los homicidios en el país se triplicaron. Es decir, se trata de un organismo estéril. En dado caso, Alfonso Durazo no es la mejor elección para dirigir esta secretaría, debido a su poca experiencia en temas de seguridad.

No hay evidencia de que la concentración de la Guardia Nacional en una región específica pueda dar seguridad, además desviaría la atención de las Fuerzas Armadas, cuya función principal no es conservar la seguridad del país, sino preservar la soberanía nacional. Cabe recalcar que el gobierno de EE.UU. ha presionado al gobierno de nuestro país para que se haga este cambio.

A menos que el partido de López Obrador sea mayoría en el Congreso, va a ser muy difícil que pueda contar con que estas reformas pasen, pues parece que él piensa que es suficiente con que se convierta en presidente. Olvida que los encargados de aprobar todos estos cambios están sentados en curules en la Cámara de diputados y de senadores.

SIGUIENTE PÁGINA – Meade: el que no cambiaría nada.