Qué pasaría si China compra Google | SapiensBox

Todos tienen miedo de china, descubre porqué.

Hoy el mundo está viendo como los chinos se expanden en todos los sectores posibles, desde la industria alimentaria, hasta el transporte e incluso los combustibles, es muy curioso como en pocos años el gigante asiático se ha convertido en el gran referente de éxito financiero y para muestra de ello están los bancos chinos, que han empezado a dominar mercados muy complejos, como el norteamericano y el europeo.

Una fuente de preocupación es saber que su expansión en muchos casos se debe al proteccionismo estatal y el impulso de su gobierno, el cual pretende ampliar su influencia en occidente.

Puestos a especular sobre los planes de dominación mundial del gobierno chino, en los últimos meses ha empezado a surgir la duda de qué pasaría si el gobierno chino, a través de sus grandes empresas, lograra apropiarse de una gran compañía como Google.

Resulta espeluznante pensar que una empresa que administra el flujo de información de medio mundo pueda cambiar de manos y sus nuevos dueños decidan censurar ciertas opiniones porque no van con su forma de pensar.

Imagínate que alguna empresa estatal china adquiera la mayoría de acciones de Google, ellos podrían decidir si la página puede darte información que el gobierno quiera censurar, como hechos bélicos o empresariales, o que ellos decidan si el buscador sólo funcione en países aliados de China y no libremente, como hasta hoy.

Las implicaciones negativas en temas como seguridad, información y progreso son inmensas, pero muy reales, la realidad es que ningún estándar internacional les prohíbe hacerse de la máxima empresa de servicios de internet del mundo y reacomodarla a favor de sus intereses. Hoy bancos como el agrícola chino, el banco de construcción de China y la Corporación Nacional de Petróleo de China, eslabones muy fuertes del gobierno de Pekín, que se han ido expandiendo alrededor del mundo para crear alianzas estratégicas con multinacionales que ya saben cómo hacer que sus negocios funcionen.

Aunque aun no hay que empezar a temblar por la posible censura mundial del gobierno chino, sí vale la pena ver la posibilidad como algo más que un delirio conspiranóico, pues China efectivamente ha establecido más y más intereses suyos en Europa, sobre todo en Alemania y Reino Unido. En todo caso, el problema no es China en sí misma, sino el hecho de que el control de la mayor parte de la información a la que tenemos acceso en Internet se haya concentrado en un monopolio, que puede ser adquirido por quien tenga interés en controlar esa información.

Pero por si las dudas ¡Salve Xi Jinping!