Sintonías: Los medios y el poder | SapiensBox

¿De parte de quién vienen esos golpes mediáticos?

En plena navidad, el New York Times dedicó un extenso reportaje a narrar la forma en que la publicidad gubernamental sirve para influir o moldear las líneas editoriales de los principales medios de comunicación del país. El asunto no resulta una revelación en un país acostumbrado a una relación perniciosa y acaso -de contubernio- entre el gobierno y la prensa.

Lo que causa mayor impacto es el “embate” del NYT, como medio internacional, que se ocupa de poner en jaque al gobierno mexicano en la misma semana en la que publicó otro reportaje en el que detalla la arquitectura de triangulación de fondos para financiar campañas priistas con dinero del erario.

No es la primera vez que las notas, columnas de opinión o reportajes del NYT son críticas con el gobierno de Enrique Peña Nieto. En junio de este año, el NYT destapó la investigación sobre Pegasus, el célebre software con el cual el gobierno mexicano habría espiado a activistas y dirigentes de la oposición. Además de publicar un puñado de columnas exigiendo la libertad de prensa, justo en el contexto del regreso de Carmen Aristegui con un proyecto independiente vía internet.

¿De parte de quién vienen esos golpes mediáticos?

Para nadie es un secreto que Carlos Slim posee el 17% de las acciones del periódico, convirtiéndose así en el principal accionista del NYT. Logró esa posición en 2009, cuando por unos 250 millones de dólares rescató a la casa editorial de una situación que parecía encaminarla a la quiebra.

Las diferencias entre Slim y Peña Nieto comenzaron durante la campaña, cuando el entonces candidato anunció que impulsaría una reforma que permitiera la competencia en el sector de las telecomunicaciones. Tan pronto como llegó al gobierno y en el contexto del Pacto por México, Enrique Peña Nieto impulsó la Reforma de Telecomunicaciones que agitó las diferencias con Slim.

La reforma de EPN fue un golpe para su emporio y una victoria para su principal competidor; Televisa. Al introducir el concepto de preponderancia, que se aplica cuando un agente económico tiene una participación en su sector mayor al 50% del mercado, Televisa resultó preponderante en radiodifusión y América Móvil de Slim en Telecomunicaciones.

Con ello, no sólo recaían sanciones sobre sus empresas, sino que tenía que retrasar su proceso de convergencia hacia el cuádruple play, que incluye también servicios móviles. La batalla entre Televisa y Slim en el campo de telecomunicaciones parecía haberse sellado, pero Slim esperaría una nueva oportunidad para contraatacar. ¿Lo hace ahora con el NYT?

En todo caso, las piezas periodísticas del NYT acerca del gobierno mexicano nos dan una imagen de cómo se comportan los medios en un contexto en el que no dependan económicamente del gobierno, sino de medios privados de financiamiento.

Por lo que la pregunta correcta no sería pregúntanos, ¿de parte de quién vienen esos golpes mediáticos?, sino ¿a quién terminan beneficiando… o perjudicando? Para poder valorarlos como lo que son: ejercicios de un periodismo más libre y transparente.