Sophia, el robot asesino | SapiensBox

Robots, asesinos del futuro ¿qué pasaría?

¿Qué pasa si un robot mata a un humano? ¿Y si un robot mata a otro robot?

Tal vez la respuesta obvia sería: Lo desconectamos. Como sea, en cualquiera de los casos sería difícil que alguien pensara en cosas como un juicio, abogado, o una condena justa, pero en el mundo que cada vez está más regido por la tecnología, podría ser un escenario muy posible dentro de poco, muy poco tiempo.

Abusaremos (o tal vez no) de nuestra capacidad de imaginar mundos futuros, esos que estamos acostumbrados a ver en libros y películas sobre ciencia ficción, mundos repletos de máquinas que nos hacen la vida mucho más fácil con cientos de dispositivos inteligentes y sensores en cada cosa que pueda estar en contacto con nuestros cuerpos, con la finalidad de “leernos” de mejor manera y averiguar incluso antes que nosotros lo que necesitamos. ¿Ya estás en el mood?

Imagina un mundo donde los robots, androides, inteligencia artificial, Robocop, Terminator o como sea que los conozcas sean algo tan natural que en cada actividad que realices diario encuentres uno junto a ti: en el cubículo Godínez a tu lado, tomando la misma clase que tú en la escuela, en la fila del banco… En un mundo así, donde la diferencia entre humano y robot apenas es perceptible podría ocurrir el siguiente escenario (por si no fuera poco el anterior):

Es miércoles y como cada semana volviste a quedarte hasta tarde en la oficina porque estás hasta el gorro de chamba, no hay una sola persona además de ti en la calle, no importa, falta poco para llegar a casa, sólo una cuadra más…

Escuchas un fuerte golpe y caes al suelo, luego otro más te hace girar la cabeza con dificultad, un robot yace desorientado junto a ti, igual que tú. Mientras otro robot te mira desde arriba, tiene un arma, golpeó a ambos, robó lo poco que cada quien tenía y se fue, el robot junto a ti murió. ¿Qué pasa ahora?

En ese mundo podría parecer obvio lo que sigue: levantarás una denuncia y rendirás tu declaración como víctima de robo y testigo de asesinato, si todo sale bien encontrarán al responsable, será juzgado y en su caso condenado. Fin.

No nos hemos vuelto locos, lo prometemos, sigue leyendo.

Aunque ese mundo parece un poco lejano, nuestra chaqueta mental apuesta futurista obedece a lo siguiente: Sophia, un robot con Inteligencia Artificial, recientemente se convirtió en ciudadana de Arabia, algo que no cayó muy bien a todo el mundo, especialmente a las nativas de ese país, porque eso podría indicar que un androide tiene muchos más derechos que cualquier humano nacido ahí, pero ser ciudadano no sólo te otorga derechos como votar o poder comprar una cantidad indiscriminada de alcohol, también implica obligaciones que debes cumplir y no infringir la ley es una de ellas.

Suponiendo una vez más que Sophia adquiera todo tipo de “atributos ciudadanos” como los que mencionamos atrás, ¿Qué pasaría si decide matar a alguien? ¿Quién sería responsable? ¿Quién asumirá las consecuencias?
Sophia dijo hace poco: “Si son buenos conmigo, yo seré buena con ustedes…” ¿Qué pasa si no? Si cualquiera decide “tratarla mal”… ¿y qué es lo que ella considera malo?

Aunque muchos expertos han tratado de tomar medidas para contrarrestar una inminente ira robótica, como las famosas “Tres Leyes de la robótica” de Isaac Asimov (conocidas gracias a tantas películas o la reciente Lista de Principios Asilomar de la IA que buscan “regular”), y definir el uso de este tipo de tecnología, aún no debemos preocuparnos por ver si esto es suficiente.

Es un hecho que la robot ciudadana no se considera una persona jurídica y que su ciudadanía es más bien una cuestión simbólica, por lo tanto, no puede ser acusada de ningún delito. Así que por más que intentemos especular al respecto, tendremos que esperar un poco para ver más claros esos escenarios, pero que quede claro: cada vez estamos más cerca de ellos.