Stephen Hawking: una singularidad del universo | SapiensBox

“El universo no solo tiene una historia, sino cualquier historia posible.”

Los agujeros negros que parecen inmortales también se pueden extinguir, evaporarse y desaparecer: esa fue una de las conclusiones a las que llegó el físico británico Stephen Hawking tras estudiar los efectos de la física cuántica en el universo.

La genialidad matemática de Hawking logró una técnica para analizar la física relativista de los agujeros negros; una singularidad en el espacio-tiempo que abre un horizonte de eventos que a su vez facilita la fuga de partículas positivas hacia el infinito.

Te interesa: Grandes frases de Stephen Hawking

En ese universo de lo cuántico, el vacío de un agujero negro está lleno de pares de partículas virtuales que no se ven directamente, pero que nacen conjuntas, se encuentran y se aniquilan. Su autodestrucción se da porque una tiene energía positiva (partícula) y otra negativa (antipartícula).

Hawking basó su teoría en este supuesto, que, aunque nunca pudo ser replicado en un laboratorio, sería el fundamento de toda su investigación y a la postre se convertiría en una de sus máximas aportaciones a la ciencia: la singularidad como causa del origen del universo.

Te interesa: Mira mamá… ¡puedo probar los colores!

Pero el universo de Hawking también estuvo repleto de singularidades, pues vivió 1000% más de lo que estimaron los doctores tras sufrir la enfermedad de Esclerosis Lateral Amiotrófica que cargó consigo desde los 21 años.

Tanto su vida como su muerte nos recuerdan que el espacio-tiempo está determinado por un horizonte de eventos que siempre están conectados con un principio y un final.

Te interesa: 5 razones por las que amamos a Carl Sagan.

Todo el universo está conectado…

· 8 de enero de 1642: Muere Galileo Galilei

300 años después…

· 8 de enero de 1942: Nace Stephen Hawking

· 14 de marzo de 1879: Nace Albert Einstein

139 años después…

· 14 de marzo de 2018: Muere Stephen Hawking

· El mismo 14 de marzo se celebra el día de Pi (3,14159)

Stephen Hawking fue, sin duda, una singularidad en el universo.