Thor Ragnarök: el chiste del fin del mundo | SapiensBox

El Ragnarök es considerado la batalla del fin del mundo, el “apocalipsis” escandinavo de acuerdo a los mitos vikingos.

“Hermanos lucharán y se matarán entre sí, los hermanos harán el incesto; conocerán la miseria, el adulterio se multiplicará, una edad hacha, una edad espada, escudos serán hendidos, una edad de viento, una edad lobo, antes de la ruina del mundo.”

El Ragnarök (“El destino de los dioses) es considerado la batalla del fin del mundo, el “apocalipsis” escandinavo de acuerdo a los mitos vikingos. Según los escritos, después de la muerte de Baldur (dios de la canción y la poesía), tres inviernos terribles vendrán seguidos sin veranos en medio.

Como resultado, habrá conflictos entre los hombres, y toda moralidad desaparecerá. Loki, el dios del caos, extenderá la guerra y la confusión, y junto a Angborda procreará a tres criaturas terribles y malvadas, entre ellas Fenrir y Hela. Odín, el padre de los dioses, reunirá a sus valientes guerreros en el Valhalla para el último combate, en el que todos morirán.

No nada más los humanos, sino dioses, gigantes y monstruos perecerán en este conflicto de proporciones catastróficas

Surt, de la estirpe de los malvados gigantes, arrojará fuego y azufre por la boca y prenderá un infierno gigantesco. Jörmundgander, la serpiente de la Midgard, se levantará del lecho profundo del océano y provocará que los mares se alcen contra la tierra y ésta y el Cielo desaparecerán en las aguas. El tiempo se detendrá. No nada más los humanos, sino dioses, gigantes y monstruos perecerán en este conflicto de proporciones catastróficas.

Pero de las cenizas surgirá un mundo distinto, una tierra verde que rebosará cereales y el Sol reaparecerá para dar luz y calor a una nueva raza humana, descendiente de la única pareja que consiguió sobrevivir al Ragnarök. En este nuevo mundo, la maldad y la miseria no existirán y los hombres y los dioses —descendientes de Odín y de Thor- vivirán juntos en paz y armonía. Hasta la próxima gran batalla.

El 2 de noviembre se estrenó por parte del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU), la última entrega de la trilogía de “Thor”, titulada “Ragnarök”, en la que el director, Taika Waititi, nos contará la historia más importante de este personaje hasta el día de hoy, de acuerdo con las palabras de Kevin Feige, el mandamás en la producción de películas de superhéroes para Disney. Pero no nada más debemos esperar la historia más importante sobre Thor jamás contada en cine, sino también la historia más… ¿divertida?

Quizá la nueva película de Thor tome su nombre, no de los relatos nórdicos de la destrucción final, sino de los cómics, ¿o no?

Nadie en su sano juicio esperaría una lección de historia o de mitología en una película (y menos si es de superhéroes), pero tampoco habríamos esperado que el “Ragnarök” se convirtiera en un festival de comedia, como el que aparentemente se ha producido. Vamos, no hay nada de divertido en la masacre, en los ríos convertidos en lava y azufre o con la extinción de la raza humana. Pero quizá la nueva película de Thor tome su nombre, no de los relatos nórdicos de la destrucción final, sino de los cómics en los que finalmente están basadas todas estas producciones. ¿O no?

A lo largo de su publicación (desde su primera aparición en 1962) ha habido varias iteraciones del “Ragnarök” en las páginas de Thor, siendo la del año 2004 la más célebre y recordada por los lectores de ese título. En dicha historia, Thor emprende un viaje que lo lleva a dominar la Tierra –y a todos sus habitantes- durante varios cientos de años, tan sólo para darse cuenta de cómo el poder absoluto ha conseguido corromperlo absolutamente.

Tras una epifanía, Thor consigue regresar en el tiempo y borrar su reinado, tan sólo para regresar a un Asgard en donde está por comenzar el ocaso de los dioses. Luego de ver su martillo destruido en una pelea contra su hermano Loki, y al descubrir que detrás del ciclo eterno del Ragnarök se encuentran unos seres conocidos como “Those Who Sit Above in Shadow” (aquellos que se asientan sobre la sombra), dioses de las sombras que se alimentan de la energía generada en cada guerra de este ciclo sin final.

El desenlace de la historia llega cuando Thor decide ponerle fin al ciclo, fin al Ragnarök, renunciando a su propia vida… Claro, años después, su salud mejoraría (resucitó), pero el punto es que la historia de los cómics también parece ser cosa seria.

La película del dios del Trueno y portador del mítico Mjolnir, apunta para ser todo, lo que sea, menos una historia de holocaustos, sacrificio o drama.

Con un reparto integrado por Chris Hemsworth (de quien, conforme a sus declaraciones, podemos esperar que convierta a Thor en un auténtico petardo de chistes), Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Idris Elba, Jeff Goldblum, Mark Ruffalo y Anthony Hopkins; la película del dios del Trueno y portador del mítico Mjolnir, apunta para ser todo, lo que sea, menos una historia de holocaustos, sacrificio o drama.

Por el contrario, si hemos de creer en las palabras de su director o en la de los talentos que participan en la cinta, parece que la tercera entrega de Thor esté repleta de chascarrillos y carcajadas. La película puede ser buena o mala, pero lo curioso aquí es que nadie hubiera sospechado que el destino fatal e ineludible de los dioses terminara siendo una comedia.