Todo lo bueno empieza en un bar | SapiensBox

Detrás de un artista legendario siempre hay un bar legendario.

Toda nueva banda o cantante necesita un lugar que le permita comenzar a presentarse y medirse frente a un público en vivo.

Del mismo modo, los bares de rock siempre necesitan músicos que atraigan y entretengan a su clientela. La mayoría de las veces el intercambio no pasa de ahí: los dueños de los bares pagan una pequeña cantidad y las bandas reciben un mínimo para seguir comprándose el equipo y las cervezas necesarias para seguir, hasta que se cansan y se dedican a otra cosa más productiva.

Pero de vez en cuando, el dueño de un bar tiene la suerte de que una futura leyenda del rock vaya a tocar a su puerta para pedirle una oportunidad, y entonces el bar también comienza a hacerse de una categoría especial tal que puede atraer a cada vez más músicos de talento, en lo que podríamos llamar, el círculo virtuoso de un bar.

En SapiensBox te presentamos el top 3 de los bares en los que han nacido algunos de los rockstars más grandes de todos los tiempos.

1. The Cavern Club

El Club “La Caverna” (como lo llamarían nuestros amigos de Universal Stereo) es probablemente el más conocido, por ser el bar donde nació la banda más famosa de todos los tiempos: “The Beatles”. El bar abrió sus puertas en 1957 y de inmediato atrajo a la naciente escena del blues y el rock en Liverpool.

En 1958, The Cavern fue el escenario de The Quarrymen, la primera banda de Lennon, McCartney y Harrison; por su parte, Ringo se había presentado ahí mismo en 1960, tocado la batería para Rory Storm and the Hurricanes. Finalmente, el 9 de febrero de 1961, en el escenario de The Cavern, se presentaron por primera vez los Beatles, ya con ese nombre y con su formación definitiva. Siguieron siendo recurrentes del lugar, hasta que fueron descubiertos ahí mismo por su mítico representante, Brian Epstein, en noviembre de ese año.

Pero no sólo el “Cuarteto de Liverpool” tuvo sus inicios en la legendaria Caverna, también The Rolling Stones, The Yardbirds, Black Sabbath, The Who y Queen tuvieron algunas de sus primeras presentaciones en ese bar bendito por la suerte.

2. CBGB

A pesar de que CBGB fueran las siglas de “Country, BlueGrass and Blues”, El número 315 de la calle Bowery, en el Lower East Side de Manhattan, Nueva York se convirtió en la meca del New Wave y el Punk. Sin lugar a dudas, la más importante de todas las bandas que nacieron en los oscuros interiores del mítico bar fue The Ramones, considerada por la revista Spin como la segunda mayor banda de todos los tiempos (después de The Beatles).

El 16 de agosto de 1974 fue la fecha en que Joey, Dee Dee, Johny y Tomy Ramone se presentaron por primera vez como un cuarteto, y lo hicieron en el escenario del CBGB, en donde dieron más de 80 conciertos durante los siguientes cuatro años.

Pero el CBGB fue también la cuna de otras grandes bandas y cantantes de la época, entre los que se cuentan Elvis Costello, Blondie, The Police, Joan Jett & the Blackhearts o Talking Heads, entre muchas otras. El 15 de octubre de 2006, la gran Patti Smith, otra mítica estrella del local, fue la encargada de dar el último concierto del CBGB, que cerró sus puertas debido a pleitos económicos y legales.

3. Troubadour

Ubicado en el número 9081 del Boulevard de Santa Mónica, California, se yergue todavía un venue que merece una mención de honor entre los bares del rock: Troubadour. No sólo fue el lugar donde Elton John se presentó por primera vez en los Estados Unidos, sino que jugó un papel fundamental en el inicio de carreras tan importantes como las de Eagles, Van Morrison, Joni Mitchell, Linda Rondstadt, Fleetwood Mac, Rod Stewart, Bruce Springsteen, Billy Joel y Carole King, entre muchísimas otras.

Pero, como si esa miríada de estrellas no fuera suficiente para asegurarle un lugar en la terna de los bares del rock, basta decir que el Troubadour fue el bar donde, en 1985, se presentó por primera vez Guns N’ Roses. Fue también ahí donde los descubrió David Geffen, en 1986.

El Troubadour se ha distinguido también por introducir en los Estados Unidos a artistas de origen británico, desde Radiohead, Coldplay y Franz Ferdinad, hasta The Libertines y los Arctic Monkeys.

Parece casi increíble que tantas carreras fundamentales en la historia del rock hayan tenido algunas de sus primeras presentaciones en tan sólo tres bares. Lo que está claro es que los amantes del género deben procurar frecuentar los bares con bandas en vivo. Quién sabe, en una de esas les toca presenciar algún momento histórico.