Todo lo que usas a diario y no sabías que se hace con petróleo | SapiensBox

Los retos de la COP23 son temas que nos afectan a todos.

Todo en el mundo sabe que el petróleo sirve como combustible para crear energía, pero la realidad su uso es mucho más extendido de lo que uno creería.

Desde el piso sobre el que caminamos, hasta el celular en el que lees este artículo o las pastillas que te tomas para el dolor de cabeza, casi todo lo que te rodea está hecho -por lo menos parcialmente- con algún derivado de este preciado recurso que, lamentablemente, también es responsable de la mayor parte de la contaminación ambiental de nuestro planeta.

Los procesos de refinación para el uso cotidiano del petróleo resultan muy contaminantes, por ello hay miles de instituciones públicas y privadas que pretenden reducir su uso para combatir el cambio climático.

Este 13 de noviembre comienza la edición número 23 de la Conferencia para el Cambio Climático, que se lleva a cabo en Alemania. La COP es una conferencia internacional anual, organizada por la ONU con el propósito de que los países miembros asuman compromisos para la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera y aceleren la transición energética de combustibles fósiles a energías sustentable.

Pero para darte una idea del tamaño del reto, te presentamos un breve listado de algunos de los productos que, sin ser combustibles, dependen del petróleo para su fabricación:

1. Medicamentos: las sustancias sintéticas predominan en el mercado de los medicamentos, y muchas de ellas, como el ácido acetilsalicílico (aspirina) o el citrato de sildenafilo (viagra) derivan de componentes petroquímicos.

2. Fibra de carbono: este elemento que hoy se ocupa en la construcción de automóviles y herramientas proviene del procesamiento del carbono de petróleo, un elemento común de la producción petrolera.

3. Lubricantes: la mayoría de los geles y las grasas de uso cosmético tienen algún componente derivado del petróleo, como los aceites o incluso las fragancias, es muy raro pensar que diario nos frotamos parte de ese viscoso oro negro en el cuerpo.

4. Detergente: la mayoría de los componentes de limpieza contienen pequeñas cantidades de petróleo, pero esas pequeñas porciones son las que logran que sus efectos de limpieza funcionen.

5. Pesticidas: aunque estos son un poco obvios, su magnitud es increíble, porque abarcan toda la cadena alimenticia del planeta, ya son muy pocos los huertos que no dependen de estos derivados petroquímicos que les permiten combatir las plaga.

La realidad es que el petróleo está en todos lados, resulta increíble pensar que en el siglo XIX aún no era tan utilizado o indispensable para la funcionalidad del mundo, y hoy parece un reto casi imposible suplir esta materia prima, pero es indispensable si queremos sobrevivir y tener un mundo más sano.

Iniciativas como la COP23 son necesarias para recordarnos que antes de lo que pensábamos tendremos que dejar de depender del petróleo.